Sancionan a 38 taxistas por discutir, cobrar de más o fumar en el coche

El Institut Metropolità del Taxi ha impuesto 38 sanciones entre enero y octubre a taxistas de la zona de Barcelona por no prestar un buen servicio, por cobrar de más, por discusiones o por irregularidades administrativas.

Son pocos, un 0,4% del total, y la mitad que un año antes, cuando se notificaron 67 sanciones en el mismo período. Las multas llegan a los 12.256 euros (322 1 de media).

Los que afectan directamente al usuario son el cobro de suplementos no autorizados (4 sanciones), no atender una solicitud de servicio (4), promover discusiones con usuarios o los inspectores (3) o fumar (2 casos). Dentro de este apartado se incluyen también, con una multa, no respetar derechos de los usuarios, conducir de manera insegura o no usar el taxímetro.

Otra parte corresponde a problemas de mecánica: no cumplir con los requerimientos en revisiones (6). También los hay que prestan el servicio con la revisión metropolitana caducada (5), sin seguro, que han abandonado el coche en la parada o que han pasado la licencia a otra persona.

El cliente tiene la razón

Según el gerente del IMT, Miguel Ángel Martín, una parte de estas sanciones proceden de denuncias de los usuarios (especialmente los turistas, aunque suponen una minoría de los desplazamientos). El resto parten de los inspectores y de guardias urbanos.

Dicen que el cliente siempre tiene la razón. En esta ocasión, también. Su testimonio, si guarda verosimilitud y si se ratifica, tiene presunción de veracidad.

El Institut del Taxi ha pedido retirar dos licencias por cobrar en exceso de manera reiterada y por transmitir la licencia sin autorización.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento