El anestesista Juan Maeso pide salir de prisión por riesgo de salud y la Audiencia lo estudia

El anestesista Juan Maeso, condenado a 1.933 años de cárcel por el contagio de hepatitis C a 275 pacientes operados en cuatro hospitales valencianos entre los años 1988 y 1998, ha solicitado salir del centro penitenciario por riesgo de salud y la Audiencia Provincial de Valencia lo está estudiando, según ha podido saber Europa Press.
Ciudad de la Justicia en imagen de archivo
Ciudad de la Justicia en imagen de archivo
EUROPA PRESS - Archivo

En concreto, Maeso, a través de sus abogados del despacho Castillo Castrillón, remitió un escrito al tribunal pidiendo su excarcelación atendiendo a su edad, 78 años, a las enfermedades que padece y al riesgo añadido en la actualidad con la Covid-19. Lleva en prisión 13 años, con permisos puntuales, y se fijó su salida para 2027.

En su solicitud, de hace algo más de un mes, los letrados solicitaron la libertad condicional "ante el elevado peligro de contagio" y, consecuentemente, su posible fallecimiento en el centro.

La Audiencia se declaró competente para estudiar la suspensión de la ejecución de la pena y pidió al centro penitenciario un informe "urgente" sobre las patologías que padece el condenado y si las mismas, sumadas al riesgo de infección por Covid-19, provocaban un grave riesgo para su salud.

En el informe de la cárcel se indicó que había casos de coronavirus entre los funcionarios de Vigilancia y que no había garantías de que no pudiera ocurrir la entrada del virus en el centro. No obstante, no efectuaba una relación entre las patologías que padece Maeso y si las mismas, sumadas al riesgo de infección por Covid, provocaban un grave riesgo para su vida.

Por su parte, los abogados de Maeso aportaron al procedimiento otros informes médicos tomando como base el texto del Ministerio de Sanidad de la información científica técnica de la enfermedad Covid-19 en los que se relaciona las patologías del preso con el coronavirus y concluyeron que había un riesgo "elevadísimo" para su vida permanecer en un entorno "de gran vulnerabilidad" como es un centro penitenciario: "No solo por ser una institución cerrada, sino también por ser muy difícil evitar el contacto entre las personas, incluidos trabajadores de la institución, que se encuentran en la obligación permanente de entrar y salir del centro".

A la vista de estos datos, desde la defensa de Maeso insisten en que se trata de un paciente anciano, "de sensibilidad muy elevada por sus múltiples comorbilidades" -edad avanzada, patología cardiovascular crónica, hipertensión arterial, diabetes y patología respiratoria crónica- consideradas como factores asociados a la mortalidad por el informe del Ministerio.

Así, subrayan que si el paciente fuera infectado por Covid-19, "el riesgo para su vida es evidente" y si permanece en el centro penitenciario "la probabilidad de contagio es muy elevada". Por ello reclaman su salida de prisión.

La última palabra está ahora en manos de la Audiencia, sobre la que Fiscalía no se ha pronunciado por el momento -sí lo ha hecho la aseguradora en sentido afirmativo y una afectada contagiada en sentido contrario-. Maeso ingresó en junio de 2007 en la prisión de Aranjuez, reiteraba su inocencia y aseguraba que "todo" había sido un "montaje". "Quiero que sepa toda España que soy inocente", aseguraba en ese momento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento