Xavier Marcé: "Los hoteles de Barcelona abrirán en julio si hay turismo nacional"

  • La capital catalana basa su modelo de recuperación inmediata en el turista local y nacional.
  • El 17% de los 12 millones de turistas que recibió la ciudad en 2019 fueron nacionales. 
  • Augura una gran competitividad entre capitales para atraer a esta franja de visitantes. 
Un hombre pasa junto a la base náutica de la playa del Bogatell. En Barcelona (España), a 7 de mayo de 2020.
Un hombre pasa junto a la base náutica de la playa del Bogatell,en Barcelona.
D. Zorrakino/EP

El turismo fue un motor fundamental para Barcelona durante la crisis de 2008 y ayudó a tirar del carro de su economía. Pero con la pandemia del coronavirus, este negocio ha recibido un brutal impacto que ha hecho desaparecer prácticamente su actividad. 

El terremoto ha sacudido los cimientos de un negocio que supone para la capital catalana el 14% del PIB y entre el 9% y el 14% de la ocupación. De los 12 millones de turistas que recibió la ciudad el año pasado, el 83% eran extranjeros y el 17% restante nacionales, unos porcentajes que podrían invertirse en las primeras fases de la reactivación económica y social. 

De ahí que, el cómo se ejecute la desescalada será fundamental para la recuperación de un sector crucial para una capital que, en los primeros meses de desescalada, fijará su atención en el visitante local tanto catalán como español. El regidor de Turismo del Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Marcé

(L´Hospitalet de Llobregat, 1957), detalla a 20minutos.es los puntos centrales del plan de choque turístico que prepara junto al resto de actores del sector. 

¿Cómo se están planteando los primeros pasos del plan de desescalada turístico de Barcelona, una situación totalmente inédita para la ciudad?

El plan tiene muchas aristas y todas han de ir muy coordinadas. Hay que resolver cuestiones de normas de carácter socio-sanitario, protocolos sectoriales y certificaciones para transmitir un mensaje de seguridad de ciudad. Después,  cada sector tendrá un ritmo de vuelta a la actividad diferente, que ya estamos viendo. Desde bares y restaurantes a aeropuertos, aerolíneas y fronteras. Hay una dimensión central y otra local.

¿Qué tipo de turista será el primero en recuperarse?

La lectura que nos dan todas las consultoras y mapas globales es que en las próximas semanas habrá un proceso de recuperación básicamente local y el mensaje a los barceloneses ha de ser: "Recuperemos la ciudad, amemos la ciudad, compremos en la ciudad". Este mensaje durará un tiempo y tendremos que ver cómo se va adecuando a las fases de desescalada. El Ayuntamiento está preparando una campaña de comunicación que se irá superponiendo en paralelo con la llegada de una cierta movilidad interprovincial y estatal. 

De los 12 millones de turistas que recibió la ciudad el año pasado, el 83% eran extranjeros y el 17% restante nacionales, unos porcentajes que podrían invertirse durante las primeras fases de la reactivación económica y social

¿Ahí entrará en juego el visitante español?

Habrá turismo de proximidad catalán, español y quizá del sur de Francia y que se traslade en coche particular. En verano estaremos en esta etapa.

Esto abre un nuevo tablero a escala de gestión de Barcelona como destino.

Respecto al turismo nacional habrá una enorme competitividad entre ciudades para atraerlo. España tiene una capacidad de 83 millones de turistas internacionales anuales y entre 15 y 20 millones nacionales. Todas las capitales intentarán conseguir el máximo turismo nacional y por eso el turismo de ciudad tendrá que ser muy competitivo y tendrá que trabajar muy bien los mensajes para que la gente venga a pasar un día desde Girona, Madrid o Valladolid. 

¿Cómo pueden ayudar los propios barceloneses?

Necesitamos que durante los próximos meses el ciudadano de Barcelona invierta en amor, credibilidad y gasto hacia su ciudad. Barcelona es nuestra y nosotros tenemos que levantarla. 

¿Y qué pasará con el mercado emisor internacional?

Hay diversas variables. En el caso de los cruceristas, habrá que ver qué medidas de seguridad interna se toman y cómo se plantean las excursiones. En el de congresos, las empresas tendrán que tomar decisiones sobre seguridad, gastos o cuestiones sindicales. 

"Hemos de transmitir que somos un destino seguro dentro de un contexto de una competencia enorme entre capitales que dirán como reclamo: 'No vaya a Barcelona'

¿Y en el caso del turismo de ocio, que llena la ciudad cada verano?

Estará sometido a una gran competitividad y a la imagen de seguridad que Barcelona dé a las plataformas internacionales (Booking, Expedia o Tripadvisor). La imagen de seguridad que ofrezca Barcelona será crucial para el turismo. Hemos de transmitir que somos un destino seguro dentro de un contexto de una competencia enorme entre capitales que dirán como reclamo: "No vaya a Barcelona".

¿Qué puede ofrecer ahora Barcelona?

La tendencia inmediata es hacia un turismo más selectivo, de mayor calidad y con más capacidad de gasto. Aquí tenemos una oportunidad para reforzar la cualificación turística de la ciudad e incidir más en una desconcentración de los puntos con más afluencia, en los criterios de sostenibilidad y medio ambiente y en nuevos reclamos. Hemos de poner énfasis en la convivencia entre visitante y ciudadano y en los puntos positivos que tiene el turismo a nivel de convivencia con los vecinos, culturales y económicos.

"Nos esperan unos meses en los que la presión no vendrá de que haya muchos turistas sino de cómo me relaciono con los que haya"

¿Pasaremos pues de la cantidad a la calidad del turista?

Nos esperan unos meses en los que la presión no vendrá de que haya muchos turistas sino de cómo me relaciono con los que haya. También trabajaremos para establecer con las plataformas un sistema que nos permita eliminar de la manera más efectiva los alojamientos ilegales que quedan. Dispondremos de un tiempo para poder trabajar en estas cuestiones con mayor consenso e insistencia.

¿Cómo conseguir que Barcelona sea vista como una ciudad libre de Covid-19?

Primero, a partir de las normas comunes a las que todos estaremos sujetos. Segundo, con los protocolos sectoriales, por ejemplo, de los hoteles. Algunos de ellos crearán certificaciones. Luego, si todo esto funciona, añadiendo la tarea de los servicios municipales en el espacio público y conectándola con la de los servicios sanitarios.

Xavier Marcé, regidor de turismo del Ayuntamiento de Barcelona.
Xavier Marcé, regidor de turismo del Ayuntamiento de Barcelona.
AJUNTAMENT DE BARCELONA

Todo esto nos dará la sensación global de que la ciudad es segura. Porque el imaginario de un viaje es circular y combina espacios públicos y privados. Si la Unión Europea estableciese certificados de ciudad segura sería aún mejor pero ahora mismo esto es muy difícil. 

Ponga un ejemplo práctico.

Cuando vas a un hotel y duermes, al levantarte pero vas a una tienda, caminas por la Rambla, comes en un restaurante, visitas la Sagrada Família o vas al teatro. La suma global de todo esto supone que el imaginario circular del turista esté globalmente asegurado y es cuando puedo decir que la ciudad es segura.

"Podremos apostar por públicos más pequeños y administrables y la cultura y el deporte tendrán mucho que decir"

Pero ahora es difícil imaginar colas en la Sagrada Família.   

Y también decenas de miles de personas en el Sonar o el Primavera Sound hasta que no haya una solución definitiva a la Covid-19. Por lo que tendremos que ser capaces de competir en innovación, creatividad y excelencia cultural y artística. No habrá la misma rentabilidad pero podremos poner en valor elementos que antes costaba más posicionar por el peso brutal de iconos como el patrimonio gaudiniano. 

"No dudo que los hoteles ofrecerán habitaciones en el mes de julio si hay turismo nacional"

Podremos apostar por públicos más pequeños y administrables y la cultura y el deporte tendrán mucho que decir, así como el turismo ecológico, científico de divulgación o el sanitario, que se ha trabajado muy mal hasta ahora.

Entonces, ¿se puede ser optimista respecto a la llegada de turistas este verano?

No dudo que los hoteles ofrecerán habitaciones en el mes de julio si hay turismo nacional. Pero eso no querrá decir que todos los hoteles abran porque cada uno es un mundo y tendrá que ver cual es la mejor estructura en función de su realidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento