Peatones y vehículos comparten una calle muy estrecha.
Peatones y vehículos comparten una calle muy estrecha. J. R.

Mientras los vecinos de Asunción piden que no se peatonalice su calle, los residentes y comerciantes de Baños, acceso principal desde el Aljarafe al centro de Sevilla, quieren que los coches desaparezcan de sus vidas. Están cansados del ruido, de la contaminación, de los atascos y del peligro que supone caminar por sus estrechísimas aceras.

Esta calle soporta un tráfico disparatado e insoportable que es un peligro para las personas por lo estrecho de sus aceras", dice Julián Moreno, un vecino

"Esta calle soporta un tráfico disparatado e insoportable que es un peligro para las personas por lo estrecho de sus aceras. No quiero ni pensar que pasaría si un día de atasco tuviera que entrar una ambulancia o un coche de bomberos". , dice Julián Moreno, un vecino.

Y prosigue: "A mi en el último año tres camiones me han dañado el balcón. Y las puertas tienen que estar siempre cerradas para que no se te escape un niño o se cuele el humo que sueltan los vehículos".

Elena Rodríguez también está cansada. "El ruido es muy molesto. Sobre todo cuando hay atascos, muy a menudo, y se ponen a tocar el claxon. Con lo estrecha que son las aceras, es casi imposible caminar con la compra o con un carrito de niño. Las ventanas siempre están cerradas para que no entre humo. Me encantaría que algún día esta calle fuera peatonal".

También los comerciantes están enfadados. "Tengo que tener cerrada la puerta de la tienda por el ruido y la contaminación. La calle debería ser peatonalo tener restringido el tráfico", dice Francisco Javier. Carmina se queja de "la suciedad que producen los coches. Tengo que pintar la fachada de la tienda a menudo".

Y piden más contenedores
Los dueños de los principales comercios advierten que no hay un solo contenedor en la calle Baños ni en la perpendicular, Martínez Montañés, por lo que todos vierten la basura en los contenedores de la Gavidia. La basura de una frutería, una tienda de congelados y una de artículos de regalo, entre otros, se acumula con la de los vecinos en una hilera de contenedores junto a la puerta del bar Amarillo Albero.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SEVILLA