Discrepancias científicas por un estudio que anuncia la mutación del coronavirus a una cepa aún más contagiosa

Científicos e investigadores trabajan sin descanso en la búsqueda de un tratamiento que frene al coronavirus. Aquí, en nuestro país, en el hospital Vall de hebron se avanza en un ensayo clínico en torno a un antiinflamatorio para tratar la artritis. Un fármaco que mejoría el estado de los pacientes más graves. La nueva esperanza contra la COVID-19 ya la conocemos. Son los medicamentos contra la artritis los que están dando buenos resultados. Porque se trata precisamente de eliminar la inflamación que produce el propio organismo al luchar contra el virus. De hecho ya se probó en China con éxito. Ahora queda esperar a que los estudios arrojen datos concluyentes.
Científicos e investigadores trabajan sin descanso en investigación del coronavirus. 

Una cepa del coronavirus que ahora es dominante en “muchos países” sería más contagiosa que la original, según un estudio del estadounidense Laboratorio Nacional de Los Álamos, aunque otros científicos lo ponen en tela de juicio y señalan algunas de las debilidades de este trabajo.

El estudio dirigido por la bióloga computacional Bette Korber ha sido publicado en el repositorio biorXiv, en el que los textos aún no han sido sometidos a revisión por otros expertos, aunque pueden dejar sus comentarios.

La cepa más contagiosa

La proteína Spike (S), se localiza en la envuelta del virus y le sirve para entrar en las células al acoplarse al receptor humano ACE2. Esta proteína, recuerda el estudio, es “el objetivo de la mayoría de las estrategias de vacunas y terapias basadas en anticuerpos” para hacer frente a la enfermedad.

Los expertos han identificado, hasta la fecha, catorce mutaciones en Spike y una de ellas, a la que han denominado Spike D614G, la consideran de “urgente preocupación”. Esa cepa, que sería más contagiosa, “puede haberse originado en China o en Europa", aunque empezó a difundirse en este continente a principios de febrero, y ”cuando se introduce en nuevas regiones se convierte rápidamente en la forma dominante”.

Discrepancias científicas

El estudio, que según sus investigadores tiene “importantes implicaciones para la transmisión del SARS-CoV-2, la patogénesis y las intervenciones inmunológicas”, ha recibido diversas críticas. A falta de una revisión sistemática por otros científicos, algunos investigadores han manifestado en Twitter y en comentarios en el repositorio biorXiv algunas debilidades del estudio.

Es el caso de la viróloga de la Universidad de Columbia Angela Rasmussen, quien señala en su cuenta que, si bien el estudio identifica una mutación que se ha convertido en dominante con el tiempo, el estudio no hace nada “para mostrar su importancia funcional en la transmisión”. La doctora escribió un hilo en Twitter lleno de indignación por la investigación:

Para Rasmussen, el “viejo dicho de que correlación no es igual a causalidad” se aplica en este caso y considera “engañoso” el título del estudio al sugerir que la mutación de Spike “revela el surgimiento de una forma más transmisible de SARS-Cov-2”. “No, no lo hace”, indica la científica, pues estima que lo que "revela" el documento es “una sustitución del ácido aspártico por glicina en la posición 614” de Spike.

Más críticas

El estudio ha sido criticado por muchos otros miembros de la comunidad científica como el bioquímico español Carlos Briones, que invita en su cuenta en la red social a leer las explicaciones de Rasmussen, “si te gustan más los datos que los titulares impactantes”. También en su Twitter, Trevor Bedford del departamento de epidemiología del la Universidad de Washington considera que un aumento en la transmisibilidad del coronavirus por una mutación en Spike es “una hipótesis plausible, pero está lejos de ser probada”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento