Máximo Díaz
El delegado del Gobierno en Castilla la Mancha, Máximo Díaz, en la rueda de prensa donde ha ofrecido los datos sobre explotación. (AGENCIAS) AGENCIAS

La Policía Nacional y la Guardia Civil, en una operación conjunta, han desarticulado dos grupos que explotaban a trabajadores rumanos y han detenido a 44 personas en las localidades ciudadrealeñas de Argamasilla de Alba y Tomelloso.

Podían haber explotado a unas 200 personas

Según explicó el delegado del Gobierno, Máximo Díaz Cano, del total de detenidos 10 son rumanos y 34 españoles, estos últimos agricultores de la zona, de los que 7 están en prisión y el resto en libertad con cargos.

A todos ellos se les acusa de un delito contra la libertad de las personas, mientras que a uno de los miembros del grupo se le acusa también de coacciones, amenazas y agresión sexual.

Los trabajadores eran captados en su país a través de diferentes métodos, entre ellos, anuncios en medios de comunicación o Internet, con la promesa de que en España trabajarían en la construcción o la agricultura con un sueldo mensual de 2.000 euros, cuando el sueldo medio en Rumania no llega a los 300 euros.

10 euros diarios

Los trabajadores eran trasladados a España en autobuses de línea regular o contratados por la propia organización, previo pago de 400 euros, dinero que también podía ser descontado de lo que ganara, y los jefes de los grupos cobraban los sueldos de los trabajadores.

De esta cantidad, se les quitaba de 50 a 100 euros por el alquiler de una casa, en cada una podían llegar a vivir 30 personas, unos 5 a 10 euros diarios por traslado al trabajo y otras cantidades por la comida, por lo que a cada trabajador le quedaban entre 10 y 15 euros diarios.

En la actuación policial, se han realizado cuatro registros domiciliarios, dos en Argamasilla de Alba y dos en Tomelloso. En los últimos cuatro años, estos dos grupos, que tenían relación entre ellos, podían haber explotado a unos 200 inmigrantes.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTCIAS DE CIUDAD REAL