Archie, el hijo de Meghan Markle y el príncipe Harry, cumple su primer año de vida

Los duques de Sussex, el príncipe Harry y Meghan Markle, posan con su hijo Archie durante su viaje oficial a Sudáfrica.
El príncipe Harry y Meghan Markle posan con su hijo Archie.
GTRES
El Príncipe Harry y Megan Markle posan con Archie.
Europa Press

El 6 de mayor de 2019 se convertía en la fecha más feliz en la vida de los entonces conocidos como duques de Sussex (aunque aún lo mantienen, cada vez es menos usado), el príncipe Harry y Meghan Markle. Ese día, a las 05:26 horas de la mañana, en el Hospital Portland de Londres, nacía su primer hijo, al que llamaron Archie Harrison Mountbatten-Windsor

El pequeño Archie era el octavo bisnieto de la reina Isabel II y séptimo en la línea sucesoria, pero lo realmente importante de la hasta ahora corta vida del heredero a la Casa Real británica menos retratado de la historia reciente es que está siendo testigo de excepción de un momento crucial y aún no lo sabe.

La primera vez que sople las velas lo hará viviendo en Los Ángeles, confinado por culpa del coronavirus, sí, pero ya desde antes muy lejos de su familia paterna y completamente ajeno a la vida que le esperaba por destino monárquico. Aquel escenario es cosa del pasado y hay una serie de datos para entender completamente ese cisma.

Ya desde los meses anteriores a su nacimiento se venía barruntando que los duques de Sussex no se iban a comportar como los de Cambridge a la hora de tratar con la prensa y así fue: sus padres anunciaron que preferían una privacidad absoluta y que no habría información previa para los periodistas sobre el hospital ni fotografía del alta del centro.

Aunque estas diferencias eran asumibles, se fueron haciendo mayores conforma pasaban los días. El cisma por el Baby Sussex, como se le conocía, comenzó cuando no se dio a conocer su nombre, pero sí su peso, 3,311 kilogramos. Además, el centro elegido no era el St. Mary's de Paddington, el cual venía siendo tradición.

El posado tardó dos días en llegar y la prensa inglesa mostró su descontento porque se perdieran las costumbres. Cuando llegaron las fotografías, fue a la manera que decidieron los padres: en el hall del castillo de Windsor y después de que lo conociera la monarca, aunque no a solas, sino acompañada por su marido, el duque de Edimburgo, y la abuela materna, Doria Ragland.

Aquellas fotografías, incluidas las que se hicieron con el resto de miembros de la familia real, fueron la única prueba de su existencia hasta después de transcurridos dos meses, a excepción de una instantánea en tonos sepia por el Día del Padre, que es el 16 de junio en Inglaterra, y otra de sus pies el Día de la Madre.

Fue precisamente en el bautizo cuando la separación entre dos formas de ver el mundo se constató. Fue un hecho ineludible que la prensa cargó contra Meghan Markle porque según ellos estaba llevando a Archie, y con él al príncipe Harry, a separarse de su familia. La ceremonia fue nuevamente íntima, y oficiada por el Arzobispo de Canterbury, Justin Welby, en la capilla privada que hay en el castillo de Windsor. Se desconoce la identidad de los padrinos. Isabel II no asistió a la ceremonia pretextando compromisos previos.

Las fotografías oficiales que incluían a la niñera de la infancia de Harry, Tiggy Legge-Bourke, o al abuelo del pequeño, el príncipe Carlos, mirando emocionado a su nieto fueron un espejismo. Archie no apareció en ningún acto en dos meses. Sus padres renunciaron por él al título de príncipe.

Sin embargo, apenas salieron a la luz unas imágenes robadas en un partido de polo del padre, los ecos se volvieron a hacer eco de datos como que era la primera vez que se veía con sus primos (los hijos de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton). Eso sí, fue más noticia que el vestido que llevaba Meghan Markle, un vestido tipo saco, de color verde grisáceo, que no ocultaba su silueta postparto.

En septiembre, Archie hace su primer viaje oficial: Sudáfrica. Es uno de los lugares preferidos por sus padres y allí es fotografiado junto al clérigo y Premio Nobel de la Paz Desmond Tutu, famoso por su lucha contra el Apartheid, y su hija, Thandeka Tutu Gxashe.

Después de que ya le hayan sacado parecido con el príncipe Harry, Archie gatea en la felicitación de Navidad de los duques de Sussex, que pasan estas fechas en Canadá. A pesar de que hay varios viajes transoceánicos, su familia paterna no volverá a ver al pequeño en muchas más ocasiones.

Llega el Sussexit, sus padres deciden abandonar Reino Unido y renunciar a los privilegios de la Casa Real y tras muchas idas y venidas entre Vancouver y Londres, finalmente deciden asentarse en California, donde reside ahora mismo la familia.

Se ha podido ver al pequeño paseando con su madre, en una mochila, mientras saca a la calle a sus perros, aunque están pendientes de todas las publicaciones que se hacen, pues como dijo el príncipe Harry "Tengo una mujer y un hijo que proteger". Y desde entonces comenzaron sus demandas.

Es difícil saber si sus padres se atreverán, vista su relación con los medios, con los que, entre otras cosas, tienen varias cuitas judiciales pendientes, a publicar alguna imagen de su hijo en redes sociales para felicitarle este primer cumpleaños. Anunciaron recientemente que sí que habría imágenes de este día, pero de ser así no cabe duda de que la distribución no será por método tradicional. A la vista está que Archie está siendo una punta de lanza para que cambien ciertas cosas. Y eso que solo lleva en el mundo 365 días...

Mostrar comentarios

Códigos Descuento