Al margen del dolor, una de las cargas más difíciles de soportar de la muerte de un familiar ya es la económica: en A Coruña, el precio de una cremación se ha disparado hasta los 3.000 euros y se ha situado por encima del de un entierro, que ronda los 2.500 euros de media, según confirman en funerarias consultadas por 20 minutos.

Las tarifas (que incluyen un servicio estándar con féretro, papeleo, velatorio y esquela) explican, en parte, los porcentajes que se registran en la ciudad a la hora de que los coruñeses den el último adiós a sus seres queridos: apenas un 16% de los fallecidos en la ciudad terminan siendo incinerados. Pero en los tanatorios aseguran que estas cifras no dejan de aumentar a lo largo de estos últimos años.

Últimos preparativos

Mientras tanto, en las floristerías ya se nota la llegada del fin de semana de Difuntos y Todos los Santos. El ramo de claveles, que hasta hace pocos días se movía entre los tres y los cinco euros llega ya a los 10 euros en varios negocios, y aún serán más caras mañana y el domingo, que estarán abiertos.

Aunque algunos establecimientos, como Muguet, han optado por rebajar las tarifas de 2007 como método anticrisis para dar facilidades a los clientes.

Por otra parte, los ramos ya empiezan a ‘poblar’ los cementerios, a los que llegarán los buses (4; 5; 6; 6A y 17 a San Amaro y 23 y 23A a Feáns) con el doble de frecuencias mañana y el domingo.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA