Dos de los nuevos cocineros de la cárcel de Alcalá-Meco
Dos de los nuevos cocineros de la cárcel de Alcalá-Meco

La prisión de Alcalá-Meco se ha llenado de pinchos con el permiso de instituciones Penitenciarias. Catorce presos recibieron sus diplomas de ayudantes de cocina tras casi cinco meses de un curso intensivo.

Para celebrarlo, los presos cocinaron crema de ajo verde con pistachos y sardinas ahumadas, huitlacoche con pulpo a la gallega y tortillitas de camarones.

Uno de estos cocineros es Ángel Roberto (foto), de 21 años, que cumple condena por tráfico de drogas y para quien la prisión es "una mezcla de dulce y amargo". José, otro preso preventivo de 19 años, proclamaba: "Ahora no voy a dejar a mi madre que haga nada". Instituciones Penitenciarias espera que la mayoría de los internos que han hecho el curso puedan trabajar en restauración cuando recobren la libertad.