Los comercios abren a medio gas el primer día de la Fase 0: "Tenemos ganas de que vuelva la normalidad"

  • Muchos locales deciden no abrir el primer día laborable para acondicionar el espacio. 
  • ​La Confederación Española de Comercio cifra en un 20% la cantidad de tiendas abiertas hoy.
Raquel, Líber y Carmen, trabajadores en sus locales el primer día de la Fase 0.
Raquel, Líber y Carmen, trabajadores en sus locales el primer día de la Fase 0.
Jorge París
Tras la verja echada de una peluquería en el madrileño barrio de la Concepción podía escucharse este mediodía un teléfono que no ha tenido respuesta. Este lunes, España (salvo ciertas islas como La Gomera o Formentera) ha iniciado la Fase 0 de la desescalada, que permite la reapertura de comercios minoristas que tengan una superficie menor de 400 metros cuadrados y que trabajen con cita previa. Sin embargo, el inicio del desconfinamiento económico se ha producido a medio gas y muchos establecimientos han seguido cerrados. Según datos de la Confederación Española de Comercio, tan solo ha abierto el 20% de los locales.

Tras más de 50 días de estado de alarma, España ha comenzado hoy a desescalar el confinamiento de la economía. Después de la bocanada de aire fresco que supuso para la población la posibilidad de pasear en ciertas franjas horarias desde el pasado sábado, este lunes ha dado comienzo la Fase 0 del plan de desescalada en la que ya pueden abrir, locales y establecimientos minoristas que cumplan condiciones como la necesidad de que el cliente solicite una cita previa y que el comercio cuente con una superficie menor de 400 metros cuadrados.

No obstante, la sensación ha sido la de una apertura a medio gas. Con timidez e inseguridad. Eso es lo que deslizan los datos dados por las asociaciones empresariales. “La apertura ha sido residual porque había medidas para reabrir que eran un cachondeo”, expone a 20minutos el vicepresidente de CEIM, Eduardo Zamácola. Según su entidad, tan solo un 5% de los comercios han abierto por “falta de información y de ayudas”: “Muchos no lo harán hasta que no haya una línea de subsidios y claridad con la duración de los ERTEs”.

Más benévolas con los datos han sido la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Confederación Española de Comercio (CEC), aunque según sus cálculos más optimistas tan solo han decidido subir sus persianas el 20% de los comercios. Eso sí, ha habido diferencias entre sectores, ya que el porcentaje se ha elevado hasta el 50% en el caso de los centros de estética.

Ejemplo de ello ha sido Diana, que tiene una peluquería. Tras un mes y medio sin actividad, ha contado a este diario que su idea es ir cogiendo ritmo “poco a poco”. También a la hora de contratar: ha asegurado que esta semana tanteará el nivel de trabajo y que puede que la que viene decida llamar de nuevo a alguna de sus empleadas. “Pero tampoco me volveré loca, aquí caben dos clientes solo” ha contado mientras señalaba las dos butacas que ha recolocado para cumplir las medidas de seguridad necesarias que, por otra parte, han obligado a algunos locales a retrasar su apertura.

“El lavado de manos y el uso de mascarillas y guantes ya lo aplicábamos antes, lo nuevo ahora es la limitación de una persona por cliente”, explicaba por su parte Raquel, dueña de otro centro de estética de Madrid, que ha decidido no abrir el primer día para adecuar el espacio.

Limpiando todo el día también ha estado Carmen, que regenta junto con su hermano un bar cerca de Madrid Río. Para ellos, el inicio de la Fase 0 no supone un gran cambio: no cuenta con servicio a domicilio, el único permitido de momento para los restauradores. Eso sí, puede acondicionar el espacio para abrir el lunes que viene, cuando es posible que comience la siguiente fase y se le permita abrir la terraza al 50% de su capacidad. A quien tampoco afecta de forma directa el comienzo de la desescalada es a los talleres automovilísticos aunque sí es un alivio para ellos que se vaya retomando la actividad. Al menos eso es lo que ha explicado Líber, trabajador de uno en Usera, que dice notar la diferencia respecto a semanas pasadas y pidió que volviese pronto la llamada nueva normalidad.

Raquel: “Nosotros ya nos poníamos mascarillas y guantes desde mucho antes”

Raquel es propietaria de un centro de estética en Usera.
Raquel es propietaria de un centro de estética en Usera.
Jorge París

Raquel es la titular de un centro de estética que empieza mañana a funcionar con normalidad. Hoy ha estado organizando el local porque, dice, las distancias de seguridad es lo nuevo para ella. “Las mascarillas, el lavado de manos y el uso de guantes siempre lo hemos llevado a cabo”, asegura. Respecto al nivel de citas, dice que la gente no tiene miedo pero que ahora deberán espaciarlas más.

Líber: “Hemos estado parados y espero que vuelva a animarse la actividad”

Líber, dueño de un taller en Usera.
Líber, dueño de un taller en Usera.
Jorge París

Los talleres, al contrario que otro tipo de comercios minoristas como las peluquerías, recuperaron su actividad hace dos semanas pero, según cuenta Líber, que dirige uno en Usera, no ha sido hasta hoy cuando han comenzado a ver cómo se incrementaba un poco más su actividad, algo que espera con ansia para recuperar a sus trabajadores, metidos en un ERTE desde mediados de marzo.

Carmen: “Podremos poner tres mesas en la terraza porque lo del virus es un marrón”

Carmen, dueña de un bar en Madrid Río.
Carmen, dueña de un bar en Madrid Río.
Jorge París

Para Carmen, el coronavirus es “un marrón”, aunque su economía ha aguantado gracias al paro: “Han sido rápidos esta vez, menos mal”. Regenta desde hace años un bar con su hermano y prevé reabrir a partir del lunes siguiente si Madrid pasa a la Fase 0. Eso sí, lo hará con una reducción del 50% de la clientela y con una distribución de los muebles que todavía está decidiendo.

Diana: “Iré llamando a mis empleadas conforme se vaya recuperando la normalidad”

Diana, dueña de una peluquería en el Barrio de la Concepción.
Diana, dueña de una peluquería en el Barrio de la Concepción.
Jorge París

Diana echó la verja de su peluquería nada más decretarse el estado de alarma, pero ha vuelto hoy a su trabajo con las primeras tres citas. Pocas para las que tenía diariamente antes pero las suficientes, dice, para ir cogiendo el ritmo hasta nuevo aviso. Esta semana estará sola en el local y, conforme vaya viendo que vuelve la normalidad, irá recuperando a las empleadas que tuvo que despedir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento