Cementerio, el Día de Todos los Santos
Cementerio, el Día de Todos los Santos

Llega el Día de Todos los Santos y, en una cuestión tan clásica como dar el último adiós, también hay espacio para la creatividad y las novedades. Por ejemplo, las urnas de gelatina biodegradable, que se tiran al mar y, en dos horas, se descomponen solas y se esparcen las cenizas.

Ayudan a conseguir orquestas de cámara a los familiares, e incluso servicios de catering

En el tanatorio La Siempreviva de Alicante ofrecen este servicio muy especial. Para disfrutar así del Mediterráneo, disponen de barcos que llevan a toda la familia al agua y, mientras lanzan la urna, suena la Salve Marinera.

Y para que las ceremonias y velatorios también resulten menos convencionales, ayudan a conseguir orquestas de cámara a los familiares, e incluso servicios de catering.

Además, en este tanatorio celebran también ceremonias civiles, principalmente de extranjeros, en las que se narran anécdotas de la vida del difunto e incluso llegan a reírse, al recordar los detalles más jocosos que pudieron disfrutar juntos. Y al acabar, como las penas con pan son menos, se van de comilona.

Por un ojo de la cara
El entierro de un familiar puede salir por un buen pico. Un entierro convencional en un nicho cuesta unos 600 euros. En el cementerio de Alicante no hay otra posibilidad, pues apenas queda ya tierra para tumbas ni panteones.
Una incineración sencilla cuesta cerca de 2.000 euros, aunque con ataúdes de materiales nobles o urnas de diseño... sale por mucho más.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE