El partido de Netanyahu presenta una ley para anexionar gran parte de Cisjordania

  • El plan incluye los asentamientos judíos, el valle del río Jordán y la zona norte del mar Muerto.
Un judío ultraortodoxo pasea por delante de unas casas en construcción en Cisjordania.
Un judío ultraortodoxo pasa por delante de unas casas en construcción en un asentamiento en Cisjordania, en una imagen de archivo.
EFE

El Likud, el partido del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, presentó este domingo un proyecto de ley para anexionar grandes zonas de Cisjordania, entre las cuales están los asentamientos judíos de estos territorios, el valle del río Jordán, así como la zona norte del mar Muerto.

El Likud cuenta con un amplio apoyo dentro del la Knéset, la Asamblea de Israel, por lo que se prevé que la iniciativa salga adelante. Netanyahu ya prometió esta anexión, aunque dentro del plan de paz ideado por Estados Unidos, en el que también se contempla la creación de un Estado palestino para los próximos cuatro años.

El partido conservador explicó que las zonas que pretende anexionar a Israel, cerca del 30% de Cisjordania, son de mucha importancia a nivel estratégico y político, y además, aseguró, supondría el cumplimiento de "una deuda histórica".

La creación de un Estado palestino es vista desde algunos sectores en Israel como una amenaza para la consecución de este objetivo, por lo que han conminado a la Asamblea a que aprueba el proyecto de ley, independientemente de los objetivos del plan de paz, informó el diario The Jerusalem Post.

Cisjordania -incluida Jerusalén Este-, la Franja de Gaza -de la que Israel se retiró en 2005- y los Altos del Golán fueron ocupados militarmente por Israel en la guerra de 1967, por lo que la construcción de asentamientos y la colonización de estos territorios supone un crimen de guerra desde el punto de vista del Derecho Internacional.

En total en Cisjordania viven unos 531.000 colonos judíos, según datos de 2012, parte en colonias consideradas legales por Israel y parte en asentamientos considerados ilegales incluso por el Gobierno israelí. Las cifras actuales podrían ser superiores.

El plan, que contempla Jerusalén como la capital "indivisible" de Israel, crea un Estado palestino y reconoce la autoridad israelí sobre los asentamientos -considerados ilegales por el Derecho Internacional- siempre y cuando se congelen las actividades en los mismos durante cuatro años.

El acuerdo presentado por el magnate neoyorquino sería la base para las negociaciones directas entre israelíes y palestinos en caso de que ambas partes lo acepten como punto de partida.

En caso de aceptarlo, Estados Unidos tiene previsto realizar una "inversión masiva" de 50.000 millones de dólares en el nuevo Estado palestino.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento