Los chinos católicos de Zaragoza donan 18.000 mascarillas a hospitales y residencias

Los chinos católicos de Zaragoza han donado 18.000 mascarillas a hospitales y residencias de la capital aragonesa a través de dos acciones que han tenido lugar este mes de abril gracias a la aportación de familias asentadas en la ciudad y a través de la aportación del grupo 'Pablo Xuguangqi' de la Diócesis de Shanghai.

El sacerdote responsable de la comunidad católica china de Zaragoza, Lucas Zan, ha explicado que después de ver las noticias sobre los sanitarios que luchan contra la COVID-19 en primera línea "y cómo les faltan materiales de protección, nos sentimos como una familia y pensamos hacer algo".

En concreto, hizo un llamamiento porque "la gente china es muy generosa" y, aunque algunos están en necesidad por esta situación tan dura, "también donaron algo", ha contado a la Delegación de Medios de Comunicación del Arzobispado de Zaragoza.

Por un lado, el 1 de abril se entregaron 5.000 mascarillas -3.000 del tipo FFP2 y 2.000 quirúrgicas- al personal del Hospital Clínico 'Lozano Blesa' gracias a los 4.000 euros aportados por familias chinas para sufragar el gasto íntegramente.

La segunda donación llegó del grupo 'Pablo Xuguangqi', que lleva el nombre de un científico chino del siglo XVI que ayudó a la evangelización de China, que pertenece a la Diócesis de Shanghai, que ha enviado a los chinos católicos de Zaragoza 10.000 mascarillas quirúrgicas y 3.000 higiénicas para ayudar en la lucha contra la pandemia.

Estas mascarillas se han distribuido en residencias de mayores de los barrios de Delicias y de La Almozara, el comedor familiar de la parroquia de San Pedro Arbués y distintas Cáritas parroquiales de la zona, han precisado desde la Delegación de Medios de Comunicación del Arzobispado de Zaragoza.

COMUNIDAD CATÓLICA CHINA

La comunidad católica china de Zaragoza tiene su sede en la parroquia de San Valero del barrio de Delicias y su sacerdote es desde hace seis años Lucas Zan. Es una comunidad pequeña, de unas treinta familias, y unas ochenta personas acuden habitualmente a la misa dominical, que se celebra los sábados, a las 22.00 horas.

Además, tienen algunas catequesis en chino para los niños. Aunque están integrados con los demás menores de la parroquia, se les explica en chino algunas cuestiones para que las entiendan mejor en su propia lengua y puedan ayudarles en casa, ya que los adultos no dominan el español.

Por otra parte, hay catequesis para adultos creyentes y para no bautizados. Para los primeros es una reiniciación cristiana y para los segundos, un catecumenado. Mensualmente se celebran reuniones de matrimonios. En esta situación de confinamiento, los católicos chinos tienen a diario catequesis, rosario y misa retransmitidos en directo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento