Víctor Sandoval, desconsolado porque su madre se está muriendo tras superar el Covid-19: "Le destrozó los pulmones"

  • "Dar negativo en el test no quiere decir que ese bicho no te destroce por dentro", dijo el colaborador de 'Sálvame'.
  • "Esperamos que muera hoy o mañana ya, porque lleva una semana agonizando", añadió.
Víctor Sandoval en 'Sálvame'.
Víctor Sandoval en 'Sálvame'.
MEDIASET

El colaborador de Mediaset Víctor Sandoval no está pasando por sus mejores momentos. Después de tener que despedirse de su padre a finales de febrero, ahora parece que es su madre, Ascensión Novillo, la que está a punto de fallecer.

Así lo confirmó el pasado jueves en Sálvame cuando Carlota Corredera le preguntó por ella. Y es que, aunque su madre superó el coronavirus a los 92 años, son las secuelas de la enfermedad la que le están afectando más.

"Mi madre se está muriendo. Está agonizando desde hace una semana", comentó el tertuliano. "Mi madre superó el coronavirus con 92 años, pero superar el coronavirus, o sea, dar negativo en el PCR, no quiere decir que ese bicho no te destroce por dentro".

"Los pulmones se los destrozó, pero lo peor es que va a otros sitios y le ha destrozado la cabeza", explicó. Según contó, ahora está ingresada en cuidados paliativos del hospital San Rafael, en Madrid: "Esperamos que muera hoy o mañana ya, porque lleva una semana agonizando y la agonía es horrorosa".

"Mi madre no sabe que mi padre se fue. Nosotros no se lo hemos dicho. Pero es que hace dos meses, y mi madre lleva así ya un mes", apuntó Víctor Sandoval. Entonces, continuó contando que su madre no tuvo síntomas, que la llevaron al médico porque dejó de comer y allí descubrieron que tenía los pulmones mal y los tests dieron positivo. Y, desde entonces, estuvo hospitalizada.

Después dio las gracias al equipo del hospital 12 de Octubre por su trabajo cuidándola hasta que superó el coronavirus y la mandaron a casa. "Lo que pasa es que en casa llamamos al médico porque el dolor que tenía era muy fuerte y la mandaron a paliativos", añadió.

"Estamos esperando, pero estoy tranquilo, estoy preparado ahora mismo. Pero ayer cuando mi hermana me mandó un mensaje de que tenía las pulsaciones más bajas, me entró un ahogo que cogí al perro y me fui a andar por la calle", explicó entre lágrimas. "No son ganas de llorar, es una sensación muy rara. Es como si me faltara el aire, como si se me muriera algo por dentro. No sé, no me lo explico, nunca he tenido esa sensación".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento