El complicado distanciamiento en los bares nocturnos: ¿Cómo vas a ligar si no puedes acercarte a otra persona?"

Imagen de archivo de una discoteca.
Imagen de archivo de una discoteca.
ISTOCK

Precipitación. Confusión. Inseguridad jurídica. El sector del ocio nocturno, las salas de conciertos, las discotecas y los bares de copas resumen con estos adjetivos sus primeras impresiones sobre las medidas de desescalada que marcarán su regreso a la actividad tras la pandemia de coronavirus que con tanta dureza ha golpeado la sociedad y la economía españolas. Y es que, aseguran, se juegan mucho: "Con las perspectivas actuales, el 50% de los locales podrán verse abocados al cierre", valora a 20minutos Joaquín Boadas, secretario general de una de las mayores asociaciones de empresarios del sector, Spain Nightlife.

En términos generales, se trata de una actividad económica en la que el impacto de la crisis ha sido especialmente potente. Los empresarios se vieron obligados a echar el cierre el pasado 14 de marzo (el 13 en algunos lugares concretos, como Madrid) y han pasado ya un mes y medio sin facturar, lo que no ha impedido que tengan que seguir haciendo frente a costes fijos como el pago de alquileres. Al mismo tiempo, su regreso a la normalidad se perfila incierto, con muchos puntos sin concretar en las medidas anunciadas y, según aseguran, con algunas condiciones ya adelantas "totalmente inviables".

"Pan para hoy, hambre para mañana"

"Está muy bien poner fechas para que se pueda reabrir y decir que primero un 30% y luego un 50% de capacidad de los locales", señala Boadas, "pero sin ayudas económicas, laborales y fiscales esto es una ruina", y podría comportar el cierre de hasta el 50% de los locales".

"Las medidas están muy mal redactadas y son muy confusas", se lamenta también Armando Ruah, coordinador de la Plataforma de Salas de Música en Directo. "En concreto en nuestro sector, en la gran mayoría de las salas no es sostenible un 30 o un 50% del aforo. Nos va a conducir a la quiebra. Incluso con un 50%, abrir en esas condiciones nos puede costar casi más dinero que mantenernos cerrados".

Si no se toman medidas contundentes, el que no caiga hoy caerá mañana

Ambos consideran que el problema está en la falta de medidas respecto a distintas cuestiones, como pueden ser los alquileres de los locales o las condiciones de los ERTE que muchas de estas empresas han tenido que llevar a cabo a consecuencia del cierre. "Necesitamos que se mantenga la causa de fuerza mayor hasta que podamos volver a la normalidad, y un fondo de rescate hasta que podamos abrir con normalidad", defiende Ruah. Boadas concuerda: "Tiene que haber una suspensión en el pago de los alquileres por término de seis meses; una moratoria de hipotecas y préstamos personales, y lo mismo con los tributos. Si no se toman medidas contundentes, el que no caiga hoy caerá mañana".

"La gente no se puede seguir endeudando. Es pan para hoy y hambre para mañana. Necesitamos subvenciones a fondo perdido, moratorias de alquileres e hipotecas (el 90% de nuestros empresarios alquilan los locales), y que los ERTES se flexibilicen o se conviertan en ERTES por causas productivas", resume.

"Parece mentira que un Gobierno de izquierda deje a las pymes colgando"

Vicente Pizcueta, portavoz de la asociación España de Noche, se expresa en términos similares: "El problema para nosotros no es la fecha. Nosotros veíamos la luz al final del túnel con las imágenes de las discotecas que volvían a abrir en China. Y después de ver esa luz, nos hemos encontrado con un precipicio. Necesitamos seguridad jurídica, que las normas sean claras. Entramos en un debate sobre reiniciar la actividad de forma gradual, pero si nuestros ERTE no se adaptan a esa flexibilidad, no nos ha matado el bicho pero nos puede matar la precipitación de las medidas del Gobierno".

"Parece mentira que un Gobierno de izquierda nos deje a las pymes colgadas de la brocha mientras los préstamos del ICO no llegan", se lamenta Pizcueta.

Todos ellos se muestran comprometidos con el aspecto sanitario de las medidas: Ruah, por ejemplo, dice que la actitud de las salas de música en directo es de "total colaboración con las autoridades sanitarias", pero lamenta que no se haya contado con ellos para planificar la desescalada: "somos los que conocemos nuestras salas y el sector". En el caso de las salas de conciertos, explica, puede ser complicado mantener las condiciones adecuadas: "Nos obligaría a tener personal en la pista controlando que la gente no se mueva. Incluso entre los músicos puede ser complicado mantener las distancias de seguridad".

"Ya hemos avanzado mucho en las medidas sanitarias"

La situación de los bares de copas y discotecas es, en este sentido, un poco diferente. "Nosotros ya nos hemos avanzado a esto", dice Boadas; "Lanzamos hace más de un mes un distintivo sanitario internacional, Sanitized Venue, que certifica algunas medidas como formación para los empleados, medidas de protección para empleados y clientes, toma de temperatura en entrada, líquidos e hidrogeles para limpiarse las manos tanto trabajadores como clientes, carteles informativos, nebulización química del local periódica...".

La gente quiere ligar, ¿Cómo vas a ligar si no puedes acercarte a otra persona?

Pizcueta concuerda: "Este sector se comió el marrón de la ley antitabaco. Estamos hiperregulados e hiperinspeccionados: ¿Qué sector tiene un personal que controle en el interior del local que la gente se porte bien? Nosotros tenemos un personal acreditado, el personal de admisión, y tenemos un grado de control administrativo muy grande. También están los reservados, que están muy normalizados ya. En términos de protocolo, ya hemos avanzado mucho. Tenemos una norma UNE que regula las buenas prácticas y tenemos suficientes ámbitos de colaboración social". Con todo, reconoce que "el punto débil es qué pasa en la pista de baile. Pero la OMS señala que la distancia mínima es un metro, y nuestros locales ya están preparados para alojar una persona por metro cuadrado".

"La parte complicada es evitar que la gente esté dando saltos de alegría. La gente quiere ligar, ¿Cómo vas a ligar si no puedes acercarte a otra persona?", prosigue. "Eso sí que nos pone en un reto. Pero es un reto que vamos a solucionar en cuestión de semanas".

"La gente volverá a ser como antes"

Para ilustrarlo, pone el ejemplo de China: "Quince días después de abrir las discotecas, se quitaron todos los controles. La gente va con mascarillas si quiere, pero no hay registros, ni toma de temperatura, ni aplicaciones informáticas. Y será como en el metro: el que quiera ir a un concierto o una discoteca, tendrá que llevar mascarilla".

Por todo ello, la mayor preocupación de estos sectores continúan siendo las medidas económicas, que consideran insuficientes para operar bajo las condiciones que por ahora se han perfilado en las medidas adelantadas por el Gobierno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento