Dónde está la verdadera batalla en el Consejo Europeo: "Se han roto varias tendencias, ya no estamos en 2010"

Sánchez mantiene un encuentro con Merkel y Macron
Sánchez mantiene un encuentro con Merkel y Macron
Europa Press

La Unión Europea tiene sus tiempos. Suelen ser lentos. Pero en los últimos tiempos la crisis del coronavirus está obligando a que los Estados se den prisa para encontrar una solución. El peso sobre la economía será casi incontrolable, y por eso las medidas tienen que se históricas. En ese camino están. El ritmo se ha acelerado en las últimas semanas y la base parece concretada, pero, ¿dónde está el verdadero conflicto en el seno de los 27?

Hace más de una semana se acordó la creación de un fondo de reconstrucción para paliar los efectos de la crisis, pero falta por saber la dotación del mismo -que puede ser de dos billones de euros, según la propuesta de la Comisión Europea-, pero ese pacto no es más que el principio. Se ha concretado el qué, pero no el cómo: no se sabe todavía cómo será el acceso a ese dinero. Y ahí es donde están las grandes diferencias. "El último Consejo fue bastante histórico pero no se ha querido vender como tal, no sabemos muy bien por qué", comentan las fuentes consultadas a 20minutos en este sentido.

"El último Consejo fue bastante histórico pero no se ha querido vender como tal, no sabemos muy bien por qué"

"Se han roto varias tendencias, ya no estamos en 2010", confirman acerca de un acuerdo que no está cerrado. "Pero se han sentado unas bases", según otras fuentes cercanas a la negociación. Dentro de ese contexto, que es "excepcional", conviene abordar cuál es la posición de cada Estado miembro y qué solución puede ser la más factible de cada al 6 de mayo, que es cuando se vuelven a reunir los jefes de Estado y de Gobierno.

¿Qué posición tiene cada país?

En un primer momento, las dos opciones parecían bastante claras: acceso al fondo a través de préstamos o a partir de transferencias. Países Bajos defiende la primera opción. Están de acuerdo con que ese fondo de reconstrucción se cargue al Presupuesto de la UE, pero el componente de solidaridad (o mutualización en un sentido más extremo) no convence del todo al Gobierno de Mark Rutte porque "no están dispuestos a asumir deuda de los demás".

Hay que tener en cuenta el concepto y la utilidad del mercado común. Un aumento del presupuesto tiene efecto para los países del norte, porque salen bien parados de ese mercado. En eso puede residir el hecho de que Alemania haya cedido y reconozca que tiene que "aumentar su aportación". Angela Merkel se acercó al discurso del sur y España, Francia e Italia recibieron ese giro con buena cara.

¿Y cuál es la posición de España? "No podemos permitir que el acceso no sea con transferencias", aseguró el Gobierno de Pedro Sánchez. La propuesta parte de unos bonos perpetuos con cargo al Marco Financiero Plurianual. No son eurobonos al uso, pero sí una vía que permite a los Estados más afectados tener una red importante: solo habría que devolver los intereses, de tal manera que no se dispararía el endeudamiento. Eso sí sucedería con los préstamos que defiende Países Bajos (y en menor medida Finlandia, aunque como Alemania parece dispuesta a buscar una postura intermedia).

Por ahí camina, de hecho, la Comisión Europea. La presidenta del Ejecutivo de la UE, Ursula von der Leyen, aseguró en la reunión del Consejo que quizá la mejor vía sea un punto de encuentro "entre los préstamos y las transferencias". ¿Cómo se puede dar eso? Realmente es complejo y se ha convertido en el elemento fundamental de negociación para el próximo encuentro. Y esa puede ser la salida más factible.

"Se ha visto mucha retórica"

"Nos queda claro que el tema de controversia es el tamaño. Esa es la incertidumbre ahora", y por lo tanto "tiene lógica que no se hayan dado más detalles". Lo que de momento se ha visto es "mucha retórica". Parece claro, eso sí, que no se va a tratar de un fondo "intergubernamiental" como sucedió en la crisis de 2008.

A pesar del acercamiento, quedan muchas dudas por despejar. "Se ha vuelto a ver un problema de comunicación en la UE" pero "seguro que hay gato encerrado". En conclusión, terminan las fuentes consultadas por este medio, "lo que ahora tenemos es el compromiso político", algo muy habitual en los tempos que se marcan dentro de la Unión. "En el futuro nos tendremos que preguntar si transferimos más poderes a la UE".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento