El Gobierno se abre ahora a desescalar por zonas y no por provincias tras las quejas de las comunidades

Salvador Illa y Pedro Sánchez.
Salvador Illa y Pedro Sánchez.
Europa Press

Un día después de conocerse el plan de desescalada y antes de que el 4 de mayo empiece formalmente la Fase 0, los gobiernos autonómicos plantearon el miércoles las primeras dudas al camino que ha trazado el Gobierno hacia la nueva normalidad. País Vasco, Cataluña, la Comunidad Valenciana, Galicia, Castilla-La Mancha y Aragón cuestionaron un sistema que toma la provincia como unidad territorial mínima para ir avanzando por las cuatro fases previstas. 

Sus gobiernos autonómicos plantearon unidades territoriales distintas. El Gobierno ya lo esperaba y, de hecho, las cuatro islas que van a ir un paso por delante –La Graciosa, El Hierro, la Gomera y Formentera– ya rompen el esquema provincial, porque son solo una parte de las provincias de Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife y Baleares.

Pero previsiblemente habrá más casos, o al menos eso pidieron ayer varias comunidades al ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una nueva reunión con los consejeros. Las comunidades reaccionaron al "error" o con "sorpresa" a la decisión del Gobierno de optar por la provincia como unidad de medida para la desescalada.

La portavoz del Govern, Meritxell Budó, advirtió de que el Gobierno "se vuelve a equivocar al poner la provincia como unidad de desconfinamiento" y planteó en su lugar que en Cataluña la división territorialse haga en función de sus "regiones sanitarias". Algo parecido planteó el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, que defendió que la división se haga en función de "áreas sanitarias", un concepto técnico más que el "identitario" de la provincia. 

"La vida no discurre dentro de una provincia y hemos de buscar las fórmulas más efectivas"

"La vida no discurre dentro de una provincia y hemos de buscar las fórmulas más efectivas", dijo. Puig no fue el único dirigente socialista que puso en cuestión la provincia. Castilla-La Mancha y Aragón también mostraron su discrepancia con los planes del Gobierno. El presidente aragonés, Javier Lambán, cree que "no recoge la realidad de la comunidad» porque "no atiende a la especificidad del medio rural". El castellanomanchego Emiliano García Page apuesta por "municipios, áreas o comarcas".

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez-Feijóo, también prefiere las áreas sanitarias y el miércoles fue más allá al criticar que vecinos de municipios limítrofes no puedan desplazarse entre provincias que estén en la misma fase de desescalada. Aunque sin plantear de momento una alternativa, el portavoz de la Lehendakaritza, Josu Erkoreka, mostró su "sorpresa" porque el Gobierno haya elegido "el único nivel que no tiene competencias en materia de salud y sanidad" en Euskadi.

El ministro de Sanidad intentó adelantarse a estas críticas, mostrando su disposición a estudiar las propuestas de los Gobiernos autonómicos. Sin embargo, también advirtió de que para ser válidas y sustituir a las provincias, las alternativas deberán poder ofrecer los datos epidemiológicos y sanitarios que exigirá Sanidad para determinar si los territorios pasan de una fase a otra.

"No va a haber carreras para ver quién desescala más rápido"

"No va a haber carreras para ver quién desescala más rápido", advirtió el ministro a los Gobiernos autonómicos. El presidente, Pedro Sánchez, les pidió "responsabilidad compartida", en la gestión de la crisis y la desescalada y a la hora de asumir errores que la oposición volvió a achacarle a él solo.

Dudas sobre los paseos

Una vez más, el Gobierno está dejando para el último momento las pautas bajo las cuales los ciudadanos podrán salir a pasear o hacer deporte a partir del 2 de mayo o cómo arrancará la desescalada el 4, particularmente por lo que respecta a la visita a familiares vulnerables al coronavirus. Illa lo definirá en sendas órdenes ministeriales. La referente al 2 de mayo se publicará este jueves. La otra, más adelante.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento