Polémica por la desescalada por fases: ¿por qué puedo tomar vermú en la calle... y no ir a ver a mis padres?

Un bar cerrado en Valencia.
Un bar cerrado en Valencia.
Juan Carlos Cárdenas / EFE
Carmen y Julia salen de casa emocionadas, no solo porque pueden salir a la calle y usar sus juguetes, sino porque a tan solo 10 minutos les esperan sus abuelos. Francisco solo tiene halagos para sus dos nietas, mientras que Gloria apenas puede articular palabra por la emoción, aunque 2 metros y unas rejas aún les separan.

El programa de desescalada del confinamiento por coronavirus descrito este martes por el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha despertado más dudas que certezas entre la población. De hecho, ha sido corregido en parte por su ministro de Sanidad, Salvador Illa, cuando no habían pasado ni 24 horas desde su comparecencia. 

Una de las quejas más reiteradas es la imposibilidad de hacer visitas a familiares, sobre todo entre padres e hijos, si estos se encuentran en diferentes provincias. 

Esa es una de las cosas que dejó claras el presidente Sánchez en su encuentro con la prensa. Los viajes dentro de la provincia de residencia podrían comenzar a permitirse a partir del 11 de mayo en los territorios que reúnan los requisitos.

Pero los viajes interprovinciales no estarán autorizados hasta que pase todo el proceso de desescalada y el país entre en una "nueva normalidad", lo que podrían darse, en el cálculo más optimista, a finales de junio. 

Ello hará imposible, al menos hasta dentro de dos meses, el traslado de una provincia a otra. De hecho, a preguntas de los periodistas, Sánchez puso el ejemplo de familiares o amigos que viven en localidades cercanas, pero en provincias limítrofes. Si una de ellas está en la fase 1 (porque el avance provincial en el proceso será asimétrico, habrá provincias que lo recorran más rápido que otras) y la otra en la fase 3, no se debe permitir la circulación de personas entre las dos zonas, porque ello no haría más que extender el virus.

Las quejas se dirigen al hecho de que una persona puede hacer cosas como ir a tomarse una cerveza o una copa a un restaurante (que comenzarán a abrir por etapas desde la fase 1) pero no sea capaz de ir a ver a sus padres si viven en otra provincia.  

De hecho, el cronograma distribuido este martes por Moncloa marca que los contactos sociales estarán reducidos a personas sin patologías o que no pertenezcan a grupos vulnerables. 

Por lo que puede darse el caso de que un hijo no pueda ver a sus padres incluso en la misma provincia, si éstos son mayores de 65 años, considerados como grupo de riesgo. Son algunas de las dudas que el Gobierno ha prometido aclarar en los próximos días antes de que comience el proceso de desescalada, el próximo lunes.

Fases de la desescalada.
Fases de la desescalada.
Carlos Gámez
Mostrar comentarios

Códigos Descuento