Los pediatras advierten del riesgo de abrir las aulas antes de haberse conseguido una "inmunidad de grupo"

La apertura del curso escolar será en el mes de septiembre, pero se contempla la apertura excepcional de centros para la conciliación y actividades de refuerzo.
La apertura del curso escolar será en el mes de septiembre, pero se contempla la apertura excepcional de centros para la conciliación y actividades de refuerzo.
EFE / R. García

Los pediatras advierten del peligro de volver al colegio y aseguran que debería hacerse solo cuando se consiga una "inmunidad de grupo", es decir, cuando por lo menos un 60% de la población sea inmune al Covid-19.

Según ha declarado el presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), Fernando García-Sala, "habrá un antes y un después" en la forma de actuar o relacionarnos tras la pandemia, que hará que tengamos que "reinventar otro modelo de vida".

Asimismo, respecto al anuncio del Gobierno de que las aulas no volverán a abrir hasta septiembre, salvo para clases de refuerzo y alumnos de Infantil con padres trabajando, confiesa que le da "pánico" que la gente se relaje y aconseja prolongar el confinamiento, el cual considera "efectivo".

El Gobierno descartaba este martes la reanudación de la docencia presencial este curso escolar, que finalizará en junio con enseñanza a distancia, a excepción de los centros educativos destinados a clases de refuerzo o para menores de seis años cuyos padres no puedan compaginar el fin del confinamiento. 

Para ayudar en esas situaciones familiares, el Gobierno planteará a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) "reforzar todas las actividades de conciliación" y se establecerán "determinadas excepciones para que, en la fase 2, aquellos niños que no tengan presencia familiar en sus casas tengan la capacidad de ir a un centro escolar", detalló Pedro Sánchez en la rueda de prensa en la que explicaba las fases de desescalada. 

La importancia de la inmunidad de grupo

Ante estas declaraciones, el pediatra ve "muy complicado" que los menores puedan regresar "por lo menos hasta septiembre u octubre, cuando haya una inmunidad de grupo" y aboga por una separación en dos grupos de cada aula, de manera que una mitad acuda a clase por la mañana, y la otra por la tarde.

"Es muy difícil que los niños, fuera del entorno de los padres, cumplan una serie de medidas” de protección, indica para destacar que en menores con COVID-19 la sintomatología "es muy banal", pasa "muy desapercibida" y ha habido "pocos casos y ninguna muerte en menores de 12 años", lo que a los pediatras da "mucha tranquilidad".

No obstante, advierte de que si los niños tienen Covid-19 son "grandes contagiadores. Dan muchos besos, se abrazan y cuando hablan sueltan muchas gotitas de la boca, y será complicado poder controlarlo". Por eso, destaca la importancia de la "inmunidad de grupo, que proteja a los demás, o que ya se pueda administrar una vacuna, que es lo que lo solucionará todo".

Seis semanas confinados

Respecto a las seis semanas que los niños han tenido que estar confinados en casa, asegura que no es un "tiempo excesivo" y que "afortunadamente se adaptan bastante bien a las circunstancias" y cuya aceptación dependerá de dónde vivan y del espacio que tengan en casa. 

Además, ha explicado que puede darse el caso en el que algunos menores se obsesionen por la limpieza o presenten cuadros hipocondríacos por miedo a contagiarse, como consecuencia de la angustia y el miedo que muchos pueden sentir en cuarentena y que se puede reflejar en distintas actitudes. 

El "sentido común" de los padres, esencial en el desconfinamiento

A pesar de que considera que la salida de los niños a la calle era necesario, lamenta el comportamiento de muchos padres en varias ciudades de España, como en Valencia, donde en el antiguo cauce del río Turia "parecía un día de Reyes, en el que la gente saca todos los juguetes, o de Pascua, donde van a volar el cachirulo" y lamenta el "espectáculo verdaderamente bochornoso", que considera que demuestra "un problema de falta de madurez de los padres".

De esta forma, apela al "sentido común" de los padres y recuerda la importancia de mantener la distancia social y las medidas de higiene y protección recomendadas para estas salidas, permitidas desde el domingo. "Los niños deben ver a los padres llevar la mascarilla, igual que deben verlos lavándose continuamente las manos, porque eso genera una imitación", afirma el pediatra en una entrevista con la agencia EFE.

Perspectivas de futuro: "la nueva normalidad"

Respecto al futuro que nos depara tras la pandemia, asegura que la normalidad no empezará a producirse hasta que el "60% de la población haya pasado la infección" y augura un cambio de realidad y en la forma de trabajar, hacer reuniones y congresos o la asistencia a grandes concentraciones.

El presidente de la SEAPAP, que forma parte de la Asociación Española de Pediatría (AEP) -a la que el Gobierno pidió recomendaciones para la desescalada de los menores-, considera que si en España entramos en un escenario 2, con un 30 % de la población inmune, debería ampliarse la distancia desde el domicilio a la que poder salir a pasear, caminar o correr. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento