Los padres se enfrentan a una vuelta al trabajo con sus hijos sin clase: "Si me hacen volver tendríamos un problema"

Un niño estudia y hace los deberes en casa con la ayuda de su madre en casa
Un niño estudia y hace los deberes en casa con la ayuda de su madre en casa
Eduardo Parra - Europa Press
Los colegios no abrirán más este curso. Toca despedirse de los compañeros hasta septiembre. Habrá excepciones: en la fase 2 del plan de desescalada pueden acudir a sus centros estudiantes que necesiten clases de refuerzo y menores de 6 años si sus dos padres tienen que ir a trabajar. Una medida de conciliación familiar.

Según el plan de desescalada anunciado este martes por el presidente del Gobierno, los ciudadanos podrán ir incorporándose poco a poco a su trabajo de forma presencial, con mayor o menor rapidez dependiendo se su sector, aunque sigue recomendando el teletrabajo. Los niños, en cambio, no retomarán las clases presenciales hasta el mes de septiembre, salvo excepciones.

Esto pone en una situación muy complicada a los padres, que si ya han tenido que compaginar el teletrabajo con la educación a distancia de sus hijos y su cuidado, ahora tendrán que hacer malabares para poder hacerse cargo de ellos y compaginarlo con el trabajo presencial. "No sabemos cómo vamos a hacerlo, la verdad". Dani, padre de una niña de 8 años y un niño de 3, se ha turnado durante el estado de alarma con su mujer para el trabajo presencial.

Ambos ejercen en profesiones consideradas esenciales y al menos uno o dos días en semana tienen que acudir a sus oficinas, mientras que el resto de los días teletrabajan. "Ahora le han dicho a mi mujer que tiene que ir todos los días a la oficina. Tendremos que ver cómo lo hacemos porque yo también tendré que volver, y a los niños no puedes dejarlos con los abuelos", explica.

Es este aspecto el que más le preocupa, no tanto la pérdida de parte del curso por parte de sus hijos, ya que no le ha pillado por sorpresa que la vuelta oficial al colegio no sea hasta septiembre. "De alguna manera hay que parar esto. Si yo pienso en mis hijos, pienso en un año perdido de curso, pero si me pongo en lo menos grave, es solo un trimestre, y hemos estado los padres enseñándoles. Cuando vuelvan tendrán que recuperar este trimestre". Aunque para los menores, las vacaciones no se adelantan, ya que los profesores han seguido mandando tareas diarias y hay programadas evaluaciones hasta el mes de junio.

"La mitad de la plantilla tenemos niños"

Olga, por su parte, confía en poder seguir con las mismas condiciones que ha tenido durante todo el estado de alarma y que su empresa siga facilitando el teletrabajo porque "la mitad de la plantilla tenemos niños". Ella, con tres hijos en cursos de primaria, ha trabajado desde casa a la vez que sus hijos avanzaban temario mientras que su marido no ha podido dejar de acudir de forma presencial al trabajo. 

Si bien ya daba por hecho que sus hijos no volverían al colegio en lo que queda de curso, espera que su empresa no le haga volver a la oficina. "Si me hacen volver tendríamos un problema, habría que llegar a un acuerdo con la empresa porque los niños no se van a mover de casa".

Con los niños sin clase, podría recurrir a una persona que les cuidara mientras ella estuviera en la oficina, "pero si ellos no paran las clases, es inviable", zanja. Y por ahora, no está previsto que lo hagan. "Siguen mandándoles deberes y están con clases online. Creo que seguirán con contenidos hasta junio".

"Es insufrible"

Una situación similar vive Pilar. Con tres hijos, dos en primaria y una en el primer curso de secundaria, describe la situación como "insufrible", ya que dedica más tiempo a los deberes que a su propio trabajo, sobre todo a los de su hija mayor. Con su marido en un ERTE y ella teletrabajando, creen que podrán seguir organizándose hasta que en septiembre vuelvan los niños al colegio, aunque él, trabajador del aeropuerto, confía en volver pronto al trabajo.

Ella da por hecho que le facilitarán seguir trabajando desde casa, aunque, si tuviera que volver finalmente, "tendría que echar mano de una persona que me ayuda cuando los dos estamos trabajando y los niños en el cole".

Aunque no le ha sorprendido la decisión del Gobierno, lo que más le disgusta es que sus hijos no tengan contacto personal con el profesor hasta septiembre. "Me gustaría que al menos en junio o en algún momento el profesor viera a los alumnos, aunque fuera por turnos, para explicarles cómo han visto la evolución de ellos en estos últimos meses y aclarar dudas. No tener contacto con ellos hasta septiembre me parecería muy fuerte".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento