"La compra de lejía y jabones se ha triplicado y es una tendencia de consumo que viene para quedarse"

  • Carlos Cotos, director de Servicio al Cliente de Kantar, analiza los cambios de consumo en España en el confinamiento.
Una clienta del Mercado Central de Lanuza se lava las manos con jabón desinfectante antes de comprar.
Una clienta del Mercado Central de Lanuza se lava las manos con jabón antes de comprar.
GERVASIO SÁNCHEZ

"Las compras de jabón, lejías y desinfectantes se han disparado durante el confinamiento, algunas categorías de higiene y desinfección se han triplicado y es una tendencia que viene para quedarse". Así lo asegura a 20minutos.es Carlos Cotos, director de Servicio al Cliente de España y Portugal de Kantar.

Tras presentar en un webinar un informe de la consultora sobre cómo será el impacto de la crisis post COVID-19, Cotos ha explicado a este diario que "está constatado que hay ya una compra masiva de productos vinculados a la higiene y la desinfección". Al respecto, apunta, además de los jabones y las lejías, también los desinfectantes, guantes plásticos o hidrogeles alcohólicos.

"Al principio del confinamiento fueron los jabones para manos la cateogría que primero disparó, pero luego han sido las lejías y los desinfectactes, una categoría que estaba átona, la que se ha disparado, con crecimientos que se han triplicado", explica el analista de Kantar. 

Carro con parte del papel higiénico que compró
Carro con parte del papel higiénico que compró
Captura de YouTube

La fiebre fugaz por el papel higiénico

Carlos Cotos explica que "para los medios de comunicación resultó muy llamativo el furor por el papel higiénico, pero es una categoría que entra dentro del 'efecto búnker' que consiste en aprovisionarte para el largo plazo, pero ocurrió igual con el agua embotellada y las conservas". 

El papel higiénico es una categoría que entra dentro del 'efecto búnker' que consiste en aprovisionarte para el largo plazo, pero ahora se normaliza

En ese sentido, agrega: "Con el tiempo empiezas a normalizar tus consumos y esas categorías de productos de primerísima necesidad y alimentación no perecedera se normalizan". 

La vuelta de los frescos y los productos de placer

Carlos Cotos indica que "ahora han vuelto el fresco y los productos de placer como helados, chocolatinas, snacks, palomitas, además del boom por la levadura y la harina". "Es lógico que el patrón cambie y se pase de lo más básico a lo más placentero", recalca.

Nuestra cesta de confinamiento se va endulzando con los días. Después del bum del papel higiénico y las legumbres es su turno. La compra de levadura ha aumentado más de un 200 por ciento, la de harina un 130 por ciento. A falta de terraza para tomar el aperitivo, buena es la versión casera. El resultado es que la compra de vino o cerveza ha aumentado un 32 por ciento. También ha subido un 50 por ciento la compra de palomitas con el confinamiento. Y un 54 por ciento la de chocolates. Solo el temor a la báscula hace que no se nos vaya más de las manos
La compra de harina se ha disparado.

Las cifras de consumo doméstico reflejan "el aumento del picoteo y de los cocinillas”, lo que se traduce en un incremento de las compras, que según Kantar, crecerán a “doble dígito” en mayo, hasta un 23 % respecto a mismo mes de 2019, con una horquilla desde el 10 % y hasta el 33 %, según los distintos escenarios de “desescalada”.

Los productos biológicos pierden protagonismo

Preguntado por si hay categorías que, pese a las compras masivas en supermercados, no estén destacando, Carlos Cotos señala a los productos biológicos o ecológicos: "Han perdido protagonismo, no es que se consuman menos pero han pasado a un segundo plano en cuanto a las prioridades de muchos consumidores españoles", subraya el experto de Kantar.

Consumidores más 'viejos', más digitales y en hogares más reducidos

Los consumidores españoles de alimentos y de productos de higiene son más “viejos”, más digitales y viven en hogares con menos personas que en la crisis económica de 2008, según el informe de Kantar.

Ahora, la preocupación por la economía empieza a superar a la del propio contagio, según datos de la quinta semana de confinamiento (semana 15) manejados por la consultora.

Entre la población española hay “más viejos, más jubilados, más personas solas y más usuarios de Internet” que en la crisis que comenzó en 2008.

La edad media es de 43 años, tres más que entonces, y uno de cada cinco consumidores es jubilado.

Además, más de la mitad de los hogares tiene una o dos personas, o sea, que se trata de familias más pequeñas.

Lineal de cápsulas de café de Mercadona.
Lineal de cápsulas de café de Mercadona.
LA INFORMACIÓN

En la anterior crisis crecieron el cuidado capilar y las cápsulas de café

En la anterior crisis, el español dejó de gastar fuera, pero las ocasiones dentro del consumo en el hogar subían con productos asociados a ocasiones placenteras o sociales, como la cerveza o la “pizza” e incluso el café -en alusiones a las cápsulas- aunque el coste por taza subiera, y también creció el uso doméstico de artículos de cuidado capilar y coloración.

Kantar augura que se repetirán patrones de conducta de la anterior crisis, asociada a esa gestión de presupuestos reducidos, por ejemplo con la venta de formatos de artículos de 1 o 2 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento