Detenido el presunto autor de los asesinatos en cadena de sintecho

[MISSING]binding.image.description
Los Mossos sospechan que se trata de un criminal en serie que aprovecha el confinamiento y el silencio de las calles para cometer los asesinatos.

No solo formaban parte de la población más vulnerable ante la pandemia de coronavirus, por su dificultad para confinarse y sus escasos recursos económicos debido a su condición de sintecho, sino que además, les mataron en la calle, en el Eixample de Barcelona. Sin embargo, los Mossos d’Esquadra han detenido la madrugada de este martes al presunto asesino de tres de ellos e investigan si también tuvo relación con la muerte del cuarto. El arrestado tiene 35 años, es de nacionalidad brasileña y cuenta con un antecedente por un delito contra el patrimonio en Zaragoza.

La detención se ha producido tras el último crimen, perpetuado la noche del lunes en la calle Rosselló. Un vecino alertó a los Mossos a través del 112 de que estaba matando a golpes con un palo de hierro a un sintecho, y éstos pudieron seguirle hasta la urbanización de Les Planes de Sant Cugat del Vallés, donde vivía en una autocaravana.

Se le relaciona, además, con dos crímenes ocurridos el 16 y el 18 de abril en circunstancias parecidas y se le investiga por su posible relación con un cuarto asesinato la madrugada del 18 al 19 de marzo.. 

«Violencia desmedida»

Joan Carles Granja, inspector de los Mossos a cargo de la investigación, ha comparecido junto al conseller de Interior, Miquel Buch, para dar algunos detalles, aunque la investigación está bajo secreto de sumario.

"Los crímenes presentan una violencia desmedida y gratuita", ha asegurado, y ha añadido que los agentes hicieron "muchos esfuerzos por el tipo de víctima, que es invisible para la sociedad y muy vulnerable".

Los Mossos, ha afirmado Granja, no descartan que el detenido pueda tener "alguna dificultad mental", ya que aunque responde a todas las preguntas, su discurso es incoherente.

La cronología de los hechos

La madrugada del 18 al 19 de marzo, en la calle Sardenya, entre València y Aragó, un hombre sin techo de 60 años y nacionalidad española fue acuchillado. A día de hoy, se está investigando si este crimen está relacionado con los tres posteriores por los cuales el sospechoso fue detenido.

El 16 de abril, en los alrededores del Auditori, otro sintecho de 27 años y de origen magrebí fue golpeado con un palo de hierro mientras dormía hasta que murió. 36 horas después, el 18 de abril, uno más, de 60 años, s fue asesinado en las mismas circunstancias en la calle Casp, entre Passeig de Gràcia y Pau Clarís. El hecho de que ambos crímenes ocurrieran en tan poco espacio de tiempo y con el mismo modus operandi fue clave para que los Mossos determinaran que se trataba de un mismo autor.

Por último, la noche de este último lunes 27 de abril, un hombre sin hogar fue brutalmente golpeado también con un palo de hierro en la calle Rosselló y fue entonces cuando un ciudadano que lo presenció avisó a los Mossos, alrededor de las 11 de la noche, lo que facilitó que los agentes detuvieran al presunto asesino.

La víctima fue atendida por el Sistema d’Emergèncias Mèdiques (SEM), que finalmente certificó su muerte.

"Tranquilo y atento"

Ana Sánchez, dependienta de una panadería de la confluencia Sardenya y Rosselló, Farina & Sons, frente a la que acostumbraba a dormir el último asesinado, ha explicado a 20minutos.es que tenía "treinta y tantos" años, llevaba "dos o tres semanas" allí y era "extranjero" y "muy tranquilo, bueno y atento".

"Cuando nos veía ir a tirar la basura nos ayudaba y cuando yo llegaba a las siete de la mañana me daba los buenos días, se levantaba y quitaba sus bártulos", ha apuntado.

También ha contado que acostumbraba a ir a tomar cafés a la panadería, "siempre pagando", y que la última vez que le vio intentaba subir a un árbol un nido que se había caído. "Al final no pudo y lo dejó junto al tronco", ha dicho.

Arrels ya alertó

Los Mossos, como ha explicado Buch, cuando se empezaron a suceder los crímenes se pusieron en contacto con asociaciones que de apoyo a personas sin hogar, como la Fundació Arrels. Beatriz Fernández, responsable de su equipo jurídico, ha contado a este diario que los tres primeros asesinados eran conocidos por la entidad y que el cuarto no, pero no pudo dar más información acerca de las víctimas debido al secreto de sumario.

La Síndica, preocupada

La Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, ha mostrado su preocupación por el desamparo que viven los sintecho y ha pedido a los ciudadanos que denuncien agresiones hacia ellos. 

"Hay que concienciar y sensibilizar a la ciudadanía sobre la situación de las personas sin hogar, que están más expuestas que cualquier otro colectivo y que viven vulneraciones de derechos en su día a día", ha recalcado Vilà.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento