El Salvador sella las celdas de 16.000 pandilleros por el alza de homicidios

Pandilleros de la banda Barrio 18, en una celda del Complejo Penitenciario de Izalco, en El Salvador.
Pandilleros de la banda Barrio 18, en una celda del Complejo Penitenciario de Izalco, en El Salvador.
RODRIGO SURA / EFE

El Gobierno de El Salvador aplica desde este lunes medidas de seguridad "más drásticas y duras" en las prisiones que albergan a 16.000 pandilleros como medida para frenar el alza de homicidios, que entre el viernes y el domingo dejó 58 asesinatos, al sellar con planchas metálicas las puertas de las celdas.

La medida fue adoptada por el director general de Centros Penales, Osiris Luna, quien aseguró que este régimen de aislamiento era aplicado en la cárcel de máxima seguridad de la localidad de Zacatecoluca (centro) y que ahora se extenderá a otras 6 prisiones de manera "indefinida".

"No va a entrar ni un solo rayo de sol a ninguna de la celdas" para que "no puedan tener ningún tipo de comunicación", aseguró el alto cargo en conferencia de prensa en una prisión en el municipio de Izalco (oeste).

Luna aseguró que estas medidas, que a su juicio están "apegadas a la ley", son "necesarias".

La Fiscalía General de la República (FGR) confirmó a Efe que el viernes se registraron 24 homicidios, el sábado 12 y el domingo 22, cifras superiores a los índices diarios de un dígito que el Gobierno de Nayib Bukele venía registrando.

La noche del viernes, el presidente salvadoreño dijo que tenían información de que las órdenes de elevar la cifra de homicidios salía de las cárceles, por lo que ordenó una "alerta máxima".

Órdenes al exterior mediante señales

Una de las principales medidas de seguridad que el Gobierno destaca continuamente es el control que posee sobre las cárceles y el bloqueo de toda señal de telefonía.

No obstante, Luna aseguró que las pandillas comenzaron a enviar órdenes al exterior con los presos que quedan en libertad por decisión de un juez o a raíz del vencimiento del periodo de detención provisional.

Estas instrucciones de elevar las muertes violentas se estarían pasando mediante señales con el cuerpo entre las diversas celdas.

"No vamos a permitir que salga ni una sola orden de los centros penitenciarios", acotó el alto cargo, quien destacó que estas bandas han mutado su forma de comunicación a raíz de las restricciones.

"Van a llorar"

Luna declaró que algunos pandilleros "lloran" al enterarse que serán enviados a la cárcel de máxima seguridad y aseguró que esta situación se dará con todas las prisiones.

"Hoy también van a llorar desde el momento de ser capturados, porque a cualquier penal que vayan a ir dentro del sistema penitenciario van a sentir que están en Zacatecoluca con ese régimen fuerte, duro, con orden, control, disciplina y nadie se va a salir", subrayó.

El Salvador posee, según las autoridades, uno de los sistemas penitenciarios con mayor sobrepoblación y que ha llegado a alcanzar niveles superiores al 300% de su población.

Sin precauciones frente al coronavirus

Los pandilleros presos en la cárcel en la que el Gobierno presentó la medida de sellado de celdas se encontraban, en su mayoría, sin mascarillas y sin que se respetara la distancia adecuada para prevenir el contagio de COVID-19, según pudo constatar Efe.

Hasta el momento, no se ha detectado oficialmente ningún preso contagiado entre los 323 afectados que hay en el país, y se desconoce si el Gobierno aplica pruebas para detectar el virus entre los presidiarios.

Diversos organismos humanitarios han señalado en el pasado la vulnerabilidad de los presos salvadoreños ante enfermedades como la tuberculosis por los niveles de hacinamiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento