Coronavirus.- Benalmádena aprueba medidas fiscales para el puerto deportivo y modifica la tasa de vía pública

El equipo de gobierno de Benalmádena (Málaga) ha impulsado una modificación de la ordenanza fiscal reguladora de la tasa por instalación de quioscos, puestos y mercadillo en la vía pública, así como industrias callejeras y ambulantes y rodaje cinematográfico, para su reducción durante el estado de alarma. Además, el puerto deportivo ha aprobado medidas de alivio fiscal.

En cuanto a la modificación de la ordenanza reguladora de dichas tasas, el alcalde, Víctor Navas, ha señalado que "se encuentra en el marco de las medidas tributarias urgentes y extraordinarias para hacer frente al impacto económico de la pandemia del COVID-19".

Así, los propietarios de quioscos, puestos y mercadillos, así como industrias callejeras y ambulantes y rodajes, tendrán un descuento en la tasa que abonan por ocupación de vía pública proporcional al número de jornadas que no hayan podido ejercer su actividad con motivo del estado de alarma establecido por la pandemia.

La concejala de Vía Pública, Encarnación Cortés, ha matizado que "si la liquidación de dicha tasa ya se hubiera girado, procederemos a la devolución de la parte proporcional a las jornadas durante las que se haya prolongado el estado de alarma".

La edil ya anunció otras medidas similares respecto a otros cánones, como el descuento de la parte proporcional a las jornadas de estado de alarma a los empresarios que abonan la tasa de aprovechamiento de playas para la instalación de hamacas.

El regidor ha enmarcado esta iniciativa en el paquete de medidas fiscales de apoyo a colectivos durante la crisis sanitaria, que persiguen fundamentalmente "aliviar la carga impositiva a vecinos, empresarios y autónomos de Benalmádena".

La exención del pago de tasas e ICIO a las obras menores catalogadas para así fomentar la realización de las mismas, o de la parte proporcional del recibo de ocupación de vía pública, veladores y expositores durante las jornadas en las que se prolongue el estado de alarma, son otras de las iniciativas en este sentido impulsadas desde el equipo de gobierno.

En cuanto al puerto deportivo, en la última reunión del consejo de administración de dicha empresa municipal se han aprobado una serie de medidas de alivio fiscal con motivo de los efectos negativos para la economía de la crisis sanitaria del COVID-19. Medidas que afectarán a los usuarios de atraques y empresarios que ejercen su actividad en el recinto.

"La situación excepcional que estamos viviendo ha llevado a la empresa municipal a tomar una serie de medidas extraordinarias y urgentes en el ámbito económico como consecuencia del COVID-19, que han sido aprobadas en consejo de administración celebrado el 24 de abril, con la finalidad de luchar contra los efectos negativos que seguro producirá la crisis sanitaria a la economía", ha explicado el gerente del Puerto Deportivo, Manuel J.Jiménez.

Al respecto, la edil de Puerto y consejera-delegada de la empresa municipal Puerto Deportivo, Encarnación Cortés, ha dicho que han establecido un conjunto de medidas "para reducir la carga impositiva a todos los clientes y usuarios, buscando aliviarlos económicamente, además de proteger a quienes realizan actividades comerciales en el recinto portuario".

El objetivo es que, una vez que se finalice el estado de alarma sanitaria, "se produzca lo antes posible el restablecimiento de la actividad empresarial". Las medidas fueron aprobadas con los votos a favor de los miembros del consejo que pertenecen al equipo de gobierno y la abstención de los vinculados a los partidos de la oposición.

MEDIDAS EN EL PUERTO DEPORTIVO

Entre las medidas aprobadas destaca la flexibilización en el pago de las cuotas de amarre tanto a usuarios de base como concesionarios, con moratoria de hasta tres meses, manteniendo los respectivos descuentos estipulados; así como eximir del pago de luz y agua a todos los usuarios de embarcaciones en base y concesionarios durante el periodo de duración del estado de alarma.

Asimismo, se contempla eximir a los locales alquilados del pago de sus cuotas durante el periodo de duración del estado de alarma, y flexibilización en el pago del resto de recibos, con moratoria de tres meses.

Además, se incluye eximir del pago por ocupación de superficie a las terrazas durante el periodo de duración del estado de alarma, y flexibilización en el pago del resto de recibos con moratoria de tres meses; y también eximir del pago de la parte de la tarifa por actividad comercial correspondiente al pasaje y mejora a las embarcaciones comerciales de la dársena interior.

Por último, otra medida es la reducción del 50 por ciento de la tarifa por actividad comercial a las embarcaciones que operan en la dársena exterior.

"Este apoyo a usuarios y empresarios supondrá una reducción en los ingresos previstos por la empresa, y desde la dirección del puerto estamos ya trabajando en los necesarios ajustes para solventar la difícil situación económica que se presenta", ha anunciado el gerente.

Por su parte, el alcalde ha destacado que estas medidas son "las más extensas y beneficiosas que haya tomado ningún puerto o administración portuaria" en esta crisis sociosanitaria, apuntando que "en otros recintos portuarios no han ido más allá de una moratoria en los pagos".

Navas ha precisado que para estas iniciativas han tenido en cuenta las distintas peticiones realizadas tanto por la ACEB como directamente por diversos usuarios de amarres como de locales, "con el objetivo de afrontar la difícil situación económica que se presenta, y soportando conjuntamente los perjuicios que está traerá consigo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento