Los micropueblos piden medidas específicas para hacer un desconfinamiento más flexible

Panoràmica d'Esterri d'Àneu (Pallars Sobirà) el 24 d'abril del 2020. (horitzontal)
Panoràmica d'Esterri d'Àneu (Pallars Sobirà).
ACN

La Associación de Micropueblos de Cataluña pedirá a la Generalitat "medidas específicas" para planificar un desconfinamiento más flexible en los municipios donde viven menos de 500 personas. Así lo ha dicho el presidente de la entidad y alcalde de Torrebesses (Segrià), Mario Urrea, a la ACN, donde también ha remarcado que el aislamiento que se requiere para frenar la propagación del virus en los pueblos, no hay que hacerlo solo desde casa.

Por eso considera que no tiene sentido limitar el radio de salida de los menores y adultos a un kilómetro. En los pueblos pequeños como Bassella, Baix Pallars o Esterri d'Àneu destacan que se han cumplido las medidas de confinamiento tal como se plantearon desde los gobiernos, pero que ahora habría que tener en cuenta las singularidades de cada territorio.

El presidente de la Associació de Micropobles de Catalunya, que reune unos 170 pueblos de los 330 de menos de 500 habitantes que hay en todo el territorio, considera que el desconfinamiento por la pandemia del coronavirus no tiene que ser igual en ciudades de 100.000 habitantes que tienen un término de 10 kilómetros cuadrados, que en pueblos de 200 vecinos con una extensión de 30 kilómetros cuadrados. Por eso, remarca que las características de cada lugar tienen que marcar el desconfinamiento, a medida que vaya disminuyendo la pandemia del coronavirus.

"Los niños pueden tomar un camino cada uno y no encontrarse en todo el día"

En este sentido, Mario Urrea se ha referido a la autorización de las salidas de los menores de 14 años y ha considerado que en los pueblos no tiene ningún sentido limitarlos a 1 kilómetro de los domicilios, porque los niños pueden tomar un camino cada uno y no encontrarse en todo el día. "En cambio en Barcelona se encontrarán muchos niños en la calle", ha añadido.

El alcalde de Torrebesses ha señalado que los micropueblos consideran que el confinamiento ya se había de haber hecho diferente pero que en aquel momento no quisieron expresarlo excesivamente porque consideraron que no se debería de "polemizar y mostrar diferencias entre unos municipios y otros". No obstante, destaca que sí que han defendido cuestiones como la de poder ir a los huertos o frenar la llegada de personas con segunda residencias. Como consideran que el desconfinamiento no tiene que ser igual para todos, prevén hacer llegar al Govern medidas concretas.

En este sentido, Urrea asegura que en los pueblos pequeños el confinamiento "se ha respetado mucho", hasta más que en las grandes ciudades, y avisa que cuando se autoricen desplazamientos a segundas residencias, puede que haya que incrementar servicios esenciales como los consultorios para dar respuesta a la demanda. Así mismo, se ha mostrado convencido que la Covid-19 les ha afectado mucho menos. De hecho, en Torrebesses, con poco menos de 200 habitantes, no se ha registrado ningún caso.

Aunque las últimas semanas han notado un incremento de la presencia policial para controlar el cumplimento del confinamiento, el alcalde dice que los vecinos se han mostrado comprensivos y además de algún aviso puntual de personas que iban a pasear, no se ha registrado ninguna incidencia más.

Pla obert on es pot veure un carrer de Torrebesses i un jove amb el seu gos, el 24 d'abril de 2020. (Horitzontal
Calle de Torrebesses y un joven con su perro.
ORIOL BOSCH

Zonas con mucho espacio natural

En el municipio de Baix Pallars viven unos 300 habitantes repartidos en veinte núcleos. La extensión de los municipios es de 130 kilómetros cuadrados y su alcaldesa, Anna Sentinella, ha explicado a ACN que cuando se ordenó el confinamiento por coronavirus estaba de acuerdo con el objetivo de "proteger al máximo la gente".

Cuando se comience a aplicar el desconfinamiento, Sentinella también pide que se tendría que "tener en cuenta las singularidades de cada territorio". La disgregación de los núcleos de Baix Pallars supone que cuando la gente sale a pasear, es complicado que se encuentren durante todo el trayecto.

Por su parte, el alcalde de Esterri d'Àneu, municipio con unos 750 habitantes y una extensión de 8.55 kilómetros cuadrados, ha dicho que estuvieron "muy a favor" de las medidas de confinamiento e incluso insistió en pedir a la gente con segundas residencias que no fuesen. Aún así, Ticó pide que se tengan en cuenta las zonas rurales con mucho espacio natural en su entorno y donde la densidad de población es muy baja. 

Por eso, no esconde que "el desconfinamiento sería mejor", aunque sin privilegios, pero sí con medidas adaptadas. Para Ticó, es mejor que los niños salgan a caminar por los muchos senderos que hay alrededor del pueblo que no que se concentren todos en el núcleo urbano o en los jardines del municipio.

"Senderos y caminos suplen los parques de las ciudades"

Mientras, en el municipio de Bassella (Alt Urgell) viven poco más de 200 habitantes, más de la mitad de los cuales en Ogern y el resto repartidos en ocho pequeños núcleos más. Teniendo en cuenta esta singularidad, su alcaldesa, Cristina Barbens, vería con buenos ojos que se permitiese el paseo por senderos que queden cerca de las zonas habitadas y que bordeen el río o se adentren en zona de bosque, ya que estos suplen a los parques y jardines propios de las ciudades.

Regular las salidas por franjas horarias: evitar que niños y personas mayores coincidan

La alcaldesa defiende que, en todo caso, habría que respetar los dos metros de distanciamiento social y que, en caso de encontrarse algún vecino o persona conocida, habría que limitar el tiempo de contacto verbal para minimizar el riesgo de contagio, por lo que no podrían mantener conversaciones largas entre ellos. Además, apuesta por regular las salidas por franjas horarias, con tal de evitar que los niños y las personas mayores coincidan con otros adultos que estén paseando el perro.

Respeto a las personas de la tercera edad, Barbens cree que en la mayoría de casos tendrían que ir acompañadas, ya que el contexto actual les ha podido hacer más vulnerables. En este sentido, defiende que lo puede hacer su cuidador habitual o un familiar, ya que, según explica, muchos de ellos han recibido ayuda de estas personas durante el confinamiento, por ejemplo, a la hora de recibir la compra de productos de primera necesidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento