La historia de Ana del Valle: supera el coronavirus con 107 años tras padecer también la gripe de 1918

En la imagen Ana del Valle junto a sus nietos Alba, Verónica y David.
En la imagen Ana del Valle junto a sus nietos Alba, Verónica y David.
Paqui Sánchez | CHARRI TV

La rondeña Ana del Valle, a sus 107 años, ha sobrevivido a dos pandemias, ya que hace unos días se recuperó del coronavirus y, cuando era niña, padeció la gripe española de 1918.

Era una mujer de campo y nos contaba que, por aquella época, en su casa estaba todo el mundo malo. Además, no tenían leche, ni alimentos, así que ella con solo 7 años salió del cortijo en el que vivía para buscar leche en el cortijo más cercano. Pero se cayó debajo de una encina, y horas después su madre la encontró con una fiebre altísima”, relata su nuera Paqui Sánchez.

Paqui cuenta que siempre ha estado “al pie del cañón” y pendiente de su suegra Ana, y que en el verano de 2012 eligió para ella la residencia de mayores de Alcalá del Valle (Cádiz), donde la familia acudía a visitarla con frecuencia.

Lo que no podía imaginar era que viviría tan de cerca la crisis del coronavirus, cuando trascendió que un buen número de profesionales y usuarios de la residencia habían contraído el virus.

“La primera noticia que recibimos fue un comunicado, el 9 de marzo, en el que se informaba de que quedaban prohibidas las visitas de familiares ante la detección del primer caso de COVID-19 en una de las trabajadoras”, asegura.

“El 19 de marzo confirmaron que había dos trabajadores contagiados y que les habían hecho las pruebas a todos los mayores. Además me dijeron, extraoficialmente, que de los veintidós trabajadores de la residencia, veinte habían dado positivo, y que los resultados de los usuarios tardaban más porque las muestras habían sido enviadas a un laboratorio de Cádiz”, cuenta Sánchez.

El 20 de marzo, cuando llegaron los resultados de las pruebas del coronavirus de todos los usuarios, la familia de Ana supo que ella era una de las usuarias que había dado positivo en COVID-19.

La rondeña denuncia la “absoluta falta de información” que padecían las familias de los residentes cuando se fraguaba la crisis, y defiende la labor de los trabajadores del centro: “Aunque digan lo contrario, los mayores no han estado abandonados, han estado atendidos por trabajadores que estaban enfermos, pero no les ha faltado de nada, ni comida”.

La medianoche previa al 24 de marzo, Paqui asegura que llamó llorando al cabo de la Policía Local de Alcalá del Valle para decirle que no tenía información de su suegra: “No sabía qué hacer, y él fue hasta la residencia y me dijo que estaba bien”.

Al día siguiente, Paqui y su familia supieron que iban a trasladar a Ana a La Línea y, en ese periodo de incertidumbre, la rondeña admite que la delegada provincial de Salud y Familias de la Junta en Cádiz, Isabel Paredes, la atendió personalmente y, además de confirmarle el traslado, le aseguró que la situación iría a mejor.

Me dijo que íbamos a estar comunicados y me dio su teléfono. Desde entonces llamaban todos los días, y supimos que en La Línea había un equipo de especialistas de emergencias, un grupo de psicólogos y dos doctoras que atendían a mi suegra y que me están llamando todos los días. Incluso nos hacen videollamadas, y nos mandan vídeos y fotos”, sostiene Paqui.

La rondeña cuenta que después de que su suegra Ana haya dado negativo por primera vez en su tercer test, y haya pasado por una unidad de críticos, con sedación y tranquilizantes, el avance en su salud física “es increíble”, ya que un día pidió en la residencia que le dieran el andador, y con la ayuda de una enfermera consiguió levantarse y caminar un poco por el pasillo.

Paqui destaca la calidad humana que han demostrado todos los profesionales que trabajan por el bienestar de su suegra y que mantiene a su familia informada en todo momento: “Parece que los profesionales están escogidos, tienen una dulzura y un cariño con nosotros y con ellos… Es gente maravillosa”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento