Mensajero del Sur
El director Roberto Lozano rodó esta película con Pau Gasol. EFE

Uno de los partidos más especiales en la trayectoria deportiva de Pau Gasol, el ala-pívot de Los Ángeles Lakers (NBA), ha tenido como escenario una cancha de barrio en un arrabal de Luanda, la capital de Angola, donde el jugador español ha debutado como actor dentro del documental El mensajero del Sur.

Gasol, que esta madrugada juega ante el Portland Trail Blazers el primer encuentro de una nueva temporada en Estados Unidos, ha cambiado la camiseta amarilla y morada de los Lakers por la zamarra blanca de Unicef en esta película estrenado en la 53 Semana Internacional de Cine de Valladolid.

El realizador español Roberto Lozano (Valladolid, 1968) es el autor de ese documental patrocinado por Unicef-España, entidad de la que el jugador ostenta el título de Embajador de Buena Voluntad, y que protagoniza junto a un joven angoleño para sensibilizar a la juventud de ese país africano frente a los riesgos del sida.

Ése es tan sólo uno de los graves problemas que atraviesa la población angoleña junto a la carencia de algunas de las necesidades más básicas "como es la atención sanitaria, la educación o la ausencia de un suministro de agua potable", explicó a Efe el director de la película.

El ala-pívot de los Lakers acepta el reto de un grupo de muchachos del extrarradio de Luanda para disputar un partido en una cancha de cemento y tierra, ante la mirada despreocupada de un grupo de adolescentes sentados en una tapia, lejos del fulgor del Staples Center y de sus cerca de 20.000 butacas que suelen ocuparse cuando en su feudo disputa sus encuentros el equipo de Los Ángeles.

Algo más de una semana de rodaje, en julio de 2007, invirtió el equipo de Lozano debido a la escasez de tiempo disponible por parte de Pau Gasol, a quien definió como una persona "excepcional, muy comprometida con Unicef y con el tercer Mundo, más de lo que se puede imaginar en una persona de su popularidad", ha dicho Lozano.

El título de la cinta "define muy bien la labor de sensibilización de Gasol como portador de un mensaje de esperanza" con el que pretende inculcar a la sociedad la máxima de que "en muchos casos, poco a poco se puede llegar muy lejos", también en el caso del Sida, que en Angola dejará huérfanos a unos 330.000 niños en 2010, según fuentes de Unicef-España.

Esa enfermedad se ha convertido en África en "una pandemia impresionante y nos dimos cuenta de que el mensaje del jugador podía calar, máxime si tenemos en cuenta que el baloncesto es muy popular en Angola", donde el año pasado se disputó el Afrobasket 2007, añadió.

 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID