En la sala
Varios pacientes esperan ser atendidos en el hospital.

Los hospitales de Zaragoza están teniendo estos días dificultades para poder ingresar a nuevos pacientes y las urgencias están a tope debido a la falta de camas libres. La llegada repentina del frío, que provoca un empeoramiento en los pacientes con enfermedades crónicas y dolencias cardiorespiratorias, es la principal causa del incremento en el número de enfermos que buscan atención sanitaria.

La mayor afluencia de pacientes saturó ayer por la mañana las urgencias del Hospital Clínico Lozano Blesa. Hasta 22 pacientes permanecían en las salas de observación de urgencias y de ellos nueve estaban pendientes de ingreso; uno de ellos lleaba esperando ingresar desde el lunes por la tarde. Además, los boxes permanecían llenos, con más de sesenta pacientes.

Los médicos recomiendan beber mucho líquido y tomar paracetamos para aliviar síntomas
"Ésta es la tónica habitual y los pacientes
no suelen esperar más de 24 horas para que se les asigne una cama porque a las 15 horas de la tarde quedan camas libres dado que se da el alta a otros pacientes", según fuentes hospitalarias.

En el Hospital Miguel Servet las urgencias también estaban a tope. Hasta 60 pacientes estaban esperando en las salas de observación y el centro médico estaba lleno. Desde el pasado fin de semana, los hospitales registran una intensa actividad con la llegada brusca del frío. Y la situación puede empeorar los próximos días.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA