'La pérdida de un diamante lágrima'
La directora Jodie Markell presentó su primera película en la Seminci. ICAL

La admiración por Tenesse Williams y sus ganas por mostrar una época "dorada del cine americano" llevaron a la actriz Jodie Markell a ponerse detrás de la cámara para dirigir La pérdida de un diamante lágrima, presentada hoy a concurso en la Sección Oficial.

En ella se cuenta la historia de dos jóvenes inadaptados que viven en un mundo que no les gusta y no les acepta. Ella, por pertenecer a una familia rica que la obliga a rodearse de gente que la desprecia, y él por tener un padre borracho y una madre loca.

"Decidí llevar este guión a la gran pantalla porque llevaba mucho tiempo sin ver una buena adaptación de Williams y quería recuperar su espíritu desde el máximo respeto a los clásicos", afirmó Markell.

El largometraje está ambientado en los años 20, una época de cambio y transición para la sociedad americana y recuerda al séptimo arte de la "era dorada del cine americano", aseguró la directora.

La trama presenta una historia de amor que comienza casi como un contrato que le ofrece Fisher Willow, la joven rica de la historia, a Jimmy Dobyne, de una familia que en su día fue prestigiosa y ahora se hunde en la pobreza.

Junto a ellos hay todo un grupo de ricos que no perdona una mala decisión del padre de Fisher y que los avergüenza constantemente, sobre todo a ella. "La protagonista sufre una gran evolución porque intenta encontrar su sitio y tiene que decidir hacia dónde va", destacó Markell.

Un momento muy importante para ella es una escena en la que la iluminación, con un foto centrado en la actriz y todo lo demás oscuro, recuerda al teatro. "Está inspirada en Un tranvía llamado deseo y trata de mostrar como ella se refleja en la mirada de la mujer moribunda que tiene a su lado", recalcó la directora.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID