A la hora de comprar un coche, son aún pocos los decididos a hacerle un guiño al medio ambiente, puesto que la mayoría descarta adquirir, con la ayuda de un incentivo, un vehículo híbrido con el que ahorren en combustible y en emisiones de dióxido de carbono.

Desde que se puso en marcha el plan por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa en 2006 sólo 15 cordobeses han pedido ayuda económica para afrontar la adquisición, según datos facilitados por la Junta. A esta cifra se suman ocho peticiones en trámite para la compra de taxis híbridos.

La Junta paga 3.000 euros para comprar uno de estos coches

Desde la Consejería apuntan que la escasa demanda de incentivos se debe a la negativa de muchos ciudadanos a hacer frente a la compra de un turismo de estas características, más caros que el resto.

La subvención del Gobierno autonómico puede llegar hasta los 3.000 euros para comprar unos vehículos que consumen hasta un 40% menos de combustible que un coche convencional, según fuentes de la Junta.

Ventajas económicas

Sus ventajas económicas son palpables porque una familia que actualmente invierte 900 euros al año en carburante puede ahorrarse una media de 370 euros mensuales con un híbrido.

Asimismo, los beneficios medioambientales son considerables porque con que sólo el 10% del parque automovilístico de la ciudad (estimado en 124.922 coches) fuera híbrido se gastarían cinco millones de litros de combustible menos y se dejarían de emitir a la atmósfera 11.889 toneladas de dióxido de carbono, lo que equivaldría a retirar más de 4.800 coches de la circulación, según un estudio.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA