Ikea está muy cerca de la meta. Si utilizásemos un símil deportivo y lo comparásemos con una carrera de 3.000 metros obstáculos, la multinacional sueca se encontraría en la última vuelta, a escasos metros de la llegada, pero con el más complicado de los obstáculos (que en el atletismo se conoce como la ría) aún por superar.

Y como aún no se ha afrontado esta zona, que es en la que se decide siempre el vencedor, los defensores de la implantación de Ikea en Arroyo de la Encomienda todavía no se atreven a cantar victoria.

El representante de Comercio votó en contra.
De momento, el Ayuntamiento y la empresa han logrado que la Comisión Territorial de Urbanismo diese ayer el visto bueno definitivo a su proyecto, no sin antes superar diversas trabas; la última, la que exigía una mejora de los accesos para llegar al centro comercial (junto a la autovía A-62).

Finalmente, la Comisión aprobó modificar el Plan General de Urbanismo de la localidad. Eso sí, con el voto en contra del representante de la Dirección General de Comercio de la Junta, precisamente la que tiene que autorizar la licencia comercial, el último de los obstáculos.

La papeleta no parece fácil. La normativa regional establece para cada provincia un máximo de metros destinados a las grandes superficies (aquí 78.853) y en Valladolid hay peticiones para proyectos que suman más de 327.000. De hecho, sólo Ikea quiere construir 75.000 m2.

Europa liberalizará el sector en 2010.
A favor de los suecos y del resto de empresas juega la directiva europea que acaba con las limitaciones para instalar centros comerciales que entrará en vigor en 2010.

El portavoz del PSOE en Arroyo, Ismael Bosch, criticó que el titular de este área, Tomás Villanueva, «siga dando vueltas» a los proyectos comerciales. Sin embargo, la Junta ya ha anunciado que «no habrá barra libre».

75.000 m2, no sólo de muebles

La multinacional Ikea quiere construir 75.000 metros cuadrados, de los que 42.000 se destinarán a la tienda de muebles y 33.000 a otros comercios. De hecho, la empresa utiliza sus famosos muebles para atraer a los ciudadanos al resto de superficies. Éstas pagan a cambio de su privilegiada situación una buena cantidad de dinero.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID