Un agente de la Guardia Civil de Ceuta ha resultado herido grave al ser arrollado en un control de tráfico por un conductor que dio positivo en el test de alcoholemia y que después fue arrestado por un policía nacional que estaba fuera de servicio.

Los hechos se produjeron anoche en la carretera de García Aldave -en el extrarradio de la ciudad- cuando la Guardia Civil efectuaba un control rutinario en esta zona, situada cerca de dos acuartelamientos, según fuentes policiales.

Los agentes dieron el alto a un vehículo que resultó sospechoso, aunque el conductor se dio a la fuga y arrolló a uno de los guardias, al que causó lesiones graves en la cadera y en los brazos.

Aviso por radio

Un agente de la Policía Nacional que estaba fuera de servicio detuvo al causante del atropello a más de diez kilómetros del lugar de los hechos, tras escuchar por la radio lo que había pasado.

El detenido, H.H.M., natural de Ceuta, opuso una fuerte resistencia y llegó incluso a agredir al agente que lo arrestó.

El joven, que dio positivo en la prueba de alcoholemia, ha sido acusado de un delito de atentado contra la autoridad y de conducción temeraria bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CEUTA