Los Mossos d'Esquadra han detenido a cuatro personas en una operación que ha permitido desarticular al grup más activo de ladrones de autopistas en Catalunya.

Está acusado de cometer 50 robos a turistas, en los cuales hacían parar al vehículo avisándolos de un falso reventón para sustraerles acto seguido los objetos de valor.

Los cuatro detenidos, dos de los cuales ya han ingresado en prisión por orden judicial, actuaban sobre todo en las autopistas del áarea metropolitana de Barcelona.

Abordaban especialmente a turistas para aprovecharse de su menor capacidad de reacción.

Los dos detenidos que ya han ingresado en prisión son Saúl S.C., de 33 años y Óscar B.S., de 30 años y vecino de L'Hospitalet de Llobregat, ambos de nacionalidad peruana.

Las dos personas que han quedado en libertad con cargos son José Luis G.H., de 42 años y vecino de l'Hospitalet, y Jorge Luis R.C., de 31 y también de l'Hospitalet.

Los Mossos sospechan que estos dos últimos detenidos han aportado documentación falsa, ya que están convencidos que en realidad también son de nacionalidad peruana e intentan hacerse pasar por cubanos, porque con este país no ho hay ningún acuerdo de extradición.

La policía catalana les ha atribuido un total de 34 robos en autopistas y tratan de imputarles 20 asaltos más.

A pedradas

Una vez que seleccionaban a la víctima, los detenidos le tiraban un objeto al vehículo, normalmente una piedra, y se situaban en paralelo para avisarles que habían sufrido un reventón, lo cual era falso.

De esta forma las víctimas se paraban en el arcén o en un area de descanso.

Cuando conseguían que el coche se detuviese, los detenidos aprovechaban un descuido de las víctimas para robarles los objetos de valor del interior del coche y en ocasiones les sustraían el turismo.

Así podían seguir cometiendo nuevos asaltos, cambiando la matrícula para despistar a la Policía.

La mayoría de robos se han cometido en la C-58, la C-33, la AP-2 y la C-32, y en septiembre y octubre se centraron en la AP-7, a su paso por el Vallès, especialmente en los municipios de la Roca, Sant Cugat, Mollet, Llinars, Cerdanyola, Rubí y Castellbisbal, y por el Baix Llobregat, en Martorell y el Prat.