SMV
Victor Wooten, Stanley Clarke y Marcus Miller son SMV. SMV
Son músicos y, sin embargo, amigos y unos excepcionales maestros del bajo. A los tres, Stanley Clarke, Marcus Miller y Victor Wooten (SMV), les une la pasión por el jazz y el funk, y
juntos han puesto en marcha uno de los proyectos musicales más ambiciosos de los últimos años.

Por separado, en distintas generaciones, han tocado con los mejores: Miles Davis, Chick Corea, etc. Ahora, en Thunder (Dreyfus) unen el poderío de sus instrumentos para ofrecer un arco iris de notas y sabiduría técnica pocas veces visto. Su gira, de 30 conciertos, pasa esta semana por Barcelona (29) y Madrid (30) y Almería (31).

Stanley Clarke: "Chick Corea me enseñó a ensayar bien"

Stanley Clarke 230¿Qué siente al formar parte de un proyecto tan ambicioso dedicado a la música jazz como Thunder?
Lo estoy disfrutando mucho.

¿Qué opina de sus dos compañeros, dos talentos como Miller y Wooten?

Marcus y Victor son dos músicos verdaderamente completos. Sería muy difícil no disfrutar tocando con ellos.

¿Podría decirse que usted sería su padre, musicalmente hablando?

No me siento su padre en absoluto.

¿Cuánto ha cambiado el jazz desde la década de los 60 y 70?
La palabra jazz no tiene una definición concreta, significa muchas cosas para mucha gente. No obstante, el denominador común de todas es la improvisación que, según su propia naturaleza, cambia constantemente.

¿Qué buenos recuerdos guarda de su época con Return to Forever?

Cuando el grupo ganó su primer premio Grammy. La verdad es que fue un momento muy especial. Además, el reencuentro que tuvimos el año pasado, ¡fue muy intenso!

¿Qué le enseñó trabajar con un grande como Chick Corea?
Chick me enseñó la manera adecuada de ensayar con una banda.

¿Qué tipo de música le gusta escuchar, además de jazz y fusión?
Sobre todo el funky bien hecho, pero también música clásica.

¿Cuál es su valoración sobre la crisis actual en la industria?

¿Qué crisis?...

Marcus Miller: "Debuté con 14 años en un club de Nueva York"


Marcus Miller 230Usted toca varios instrumentos, ¿cuál le resulta más gratificante?
Es tocando el bajo cuando logro expresar mejor lo que quiero. El resto los utilizo como complemento o contraste.

¿Sigue siendo Nueva York el referente en el mundo de la música jazz?
Desde luego, aunque no tanto como antes. El jazz se ha descentralizado un poco, aunque los clubs más famosos y la tradición permanecen allí.

¿Por qué hay tan pocas mujeres que destaquen en el jazz?
El público está acostumbrado a que el jazz sea cosa de hombres. Pero deberían y necesitan tener acceso a esa otra vertiente femenina.

¿Conoce a algún músico español?
Sólo a los más famosos, como Vicente (Amigo) y Tomatito.

¿Qué le debe a Miles Davis?
Aprendí mucho de él sólo con observarle. Siempre fue honesto consigo mismo; tocaba la música que quería.

Hábleme de Clarke y Wooten.
Stanley es el innovador y Victor ha elevado el bajo a otro nivel.

¿Qué ofrece Thunder al público?
La gente escucha buena música y ve todo lo que puede hacer un bajo, ¡que es mucho! Creo que se sorprenderán, porque no se trata sólo de tres tíos compitiendo en un escenario. Después de un par de temas te dejas llevar.

¿Dónde actuó por primera vez?

Fue en un club de Nueva York, cuando era un niño. Se llamaba Penguin Villa. Yo tenía 14 años y ¡nunca me pagaron!

Victor Wooten: "Soy feliz al estar con mis héroes y poder aprender"

Victor Wooten 230Es usted el pequeño del trío...
Soy feliz al estar con dos de mis héroes y en la posición perfecta para aprender.

Hábleme de Derico Watson y Federico Peña, los músicos que les acompañan.
Conocí a Derico hace años y me sorprendió como percusionista y como persona. Enseguida empezamos a tocar juntos. En cuanto a Federico, es uno de los mejores, le pone el sonido y el color perfecto a todo lo que toca.

Le llaman el Michael Jordan del bajo...
Que me comparen con él es un honor.

Ha desarrollado varias técnicas innovadoras, ¿es un maestro?
Sí, he descubierto otras maneras de tocar que no había visto nunca, pero no se cómo considerarme a mí mismo. Hago lo que hago lo mejor que puedo.

¿Internet beneficia a la música?
Internet es una herramienta. Cómo se utilice es ya una cuestión estrictamente personal. A mí me gusta.

¿Sobrevivirá el jazz a pesar del pop y de las nuevas tecnologías?
Claro que sí. Cambiará, pero definitivamente sobrevivirá.

¿Qué es lo mejor de los directos?
Compartir experiencias con los demás es una de las mejores cosas de la vida. Los conciertos son una manera muy bonita de compartir una parte de mí y recibir una respuesta inmediata.

Posee una extensa colección de bajos, ¿tiene un favorito?
Va por rachas, todos son muy similares, pero últimamente disfruto tocando uno de mis Fodera 4-string Yin Yang.