El Grupo Santander logró un beneficio neto atribuido de 6.935 millones de euros entre enero y septiembre de 2008, lo que representa un incremento del 5,5% en comparación con los 6.572 millones ganados un año antes, informó hoy la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los ingresos crecieron el 8%, frente al 20% del incremento de los costes
Este resultado, ligeramente inferior a las previsiones de los analistas, se explica, en gran parte, por el incremento de los ingresos, que crecieron el 8% frente al 20% de los costes, lo que determinó un aumento del 20,6% del margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio puramente bancario-, explica la entidad.

La tasa de morosidad se situó a cierre de septiembre en el 1,63% frente al 0,89% de un año antes, lo que se tradujo en mayores necesidades de provisiones para insolvencias, que crecen un 67%, hasta 3.992 millones de euros.