Las autoridades federales de EEUU han anunciado que han desbaratado un plan de grupos neonazis para asesinar al candidato presidencial demócrata Barack Obama, según confirmaron fuentes oficiales.

Iban a disparar a 88 negros y a decapitar a otros 14

En documentos judiciales dados a conocer este mismo lunes, la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) añadió que el plan también incluía el asesinato de 102 niños de raza negra, "ya fuera mediante armas de fuego o decapitándoles".

Los agentes detuvieron el pasado miércoles a dos "skin heads neonazis", Daniel Cowart, de 20 años, que vivía en Bells (Tennessi), y Paul Schlesselman, de 18 años y residente en West Helena (Arkansas).

Ambos pretendían atracar una tienda de armas y después asaltar una escuela de Secundaria en Misisipi, con alumnado mayoritariamente afroamericano, aunque no se especifica cuál.

Planeaban asesinar a 102 afroamericanos: de forma no determinada a 88 de ellos y decapitando a 14.

Los números 88 y 14 son símbolos utilizados por grupos racistas blancos, según un portavoz policial.

Morirían en el intento

El agente de la ATF Jim Cavanaugh detalló que los dos hombres querían que "su acto final fuera un intento por matar al senador Obama. No creían que podrían hacerlo, pero morirían en el intento".

Otro plan similar fue también desmantelado durante la convención demócrata en Denver (Colorado) durante el pasado mes de septiembre.