Las medidas de reforma a los menores por sus actos delictivos aumentaron un 15% el año pasado respecto a 2006, pasando de 1.290 a 1.489, según los últimos datos facilitados por el departamento de Servicios Sociales del Gobierno de Aragón.

Actos vandálicos, robos con intimidación o hurtos, agresiones en el colegio o en el ámbito familiar y actuaciones de bandas juveniles son los principales delitos cometidos por los menores de la comunidad.

Este aumento de las medidas de reforma se debe, según los expertos, a una mayor conciencia social ante los hechos delictivos cometidos por menores.

"No se delinque más, sino que hay más denuncias", señalan. El año pasado, un total de 1.256 menores aragoneses, más de tres al día, tuvieron que rendir cuentas a la Justicia por sus actos delictivos, un 5% más que en 2006.

Casi la mitad de los asuntos se resuelve sin necesidad de ir a juicio

El año pasado se zanjaron 609 expedientes a través de un acuerdo entre las partes, tal y como contempla el artículo 19 de la Ley del Menor.

Para alcanzar esta solución, el joven infractor debe pedir perdón a sus víctimas y, además, compensarles (él, sus padres o sus tutores) económicamente por los daños provocados.

Los trabajadores sociales aseguran que así se atajan la mayor parte de tendencias vandálicas.

"Encontrarse cara a cara con sus víctimas les obliga a ver las consecuencias de sus actos y la mayoría de los menores no vuelven a cometer este tipo de actos", señalan.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD