Luces y sombras sobre el lío entre el Gobierno y los 'bots' de Facebook: qué son, de dónde vienen y cuánto cuestan

Los 'bots' son cuentas falsas que generan interacciones masivas en publicaciones.
Los 'bots' son cuentas falsas que generan interacciones masivas en publicaciones.
Freepik

Un nuevo escándalo salpicaba este lunes a la política española: durante las últimas horas de la tarde, se hacía viral el vídeo de un hombre anónimo en el que denunciaba la existencia de una red de cuentas falsas en Facebook que comparten y elogian los mensajes del Gobierno y, más concretamente, del Ministerio de Sanidad.

La grabación muestra la procedencia de los más de 40.000 ‘Me gusta’ en Facebook de un vídeo en el que está declarando el portavoz del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón. Resulta que esos apoyos a la publicación, que pertenece a la red social del Ministerio de Sanidad, provienen en gran medida de cuentas de mujeres con nombres extranjeros que han sido creadas ese mismo día o tan solo unos días antes.

La respuesta del Gobierno

Poco después, el Ministerio de Sanidad denunciaba haber sido “víctima” de actividad fraudulenta por parte de diversas cuentas aparentemente falsas. Constataba que se trata de cuentas que, en el momento de los hechos, “no contaban con seguidores, no tenían publicaciones y habían sido creadas en la misma fecha”.

Según Sanidad este comportamiento “anómalo” se produce en su cuenta oficial de Facebook desde el pasado viernes 17 de abril y ya lo habían denunciado ante la red social, la cual según el Ministerio está investigando lo ocurrido.

La oposición exige explicaciones

Después de hacerse público, las redes sociales se pusieron en pie de guerra. Como se podía esperar, los partidos de la oposición pronto salieron a pedir cuentas: el Partido Popular lanzaba en Twitter un comunicado “exigiendo explicaciones al gobierno por los perfiles falsos detectados en publicaciones del Ministerio de Sanidad en redes sociales”. Y añadía: “Queremos saber si el ejecutivo va a dirigir contra sí mismo la persecución de bots”, en referencia a la dura postura que ha mantenido el Gobierno con respecto a bulos y fake news.

Por su parte, desde la cuenta oficial de Vox en la red de microblogging escribían: “Mientras centenares de españoles mueren en soledad y millones de familias no saben cómo van a llegar a final de mes, el #GobiernoDelBulo gasta miles de euros en bots para apoyar su gestión de la crisis en redes sociales”.

Ciudadanos no ha hecho declaraciones concretas al respecto de este asunto, si bien sí que se ha manifestado contra otro asunto que también ha calentado bastante la redes los últimos días: las declaraciones del general jefe del Estado Mayor, que este domingo dijo que una de las líneas de actuación de la Guardia Civil era “minimizar ese clima contrario a la gestión de crisis del Gobierno”.

¿Qué es un ‘bot’?

Los llamados ‘bots’ se refieren a cuentas falsas que generan interacciones masivas en publicaciones concretas. En el caso que nos ocupa, las cuentas falsas detectadas tenían fotos de stock de mujeres jóvenes y apenas tenían información personal y publicaciones, solo algunas interacciones con publicaciones del Ministerio de Sanidad.

Normalmente, identificar quién está realmente detrás de estas tareas automáticas es bastante complicado: ¿los ha comprado realmente el destinatario de los likes o tal vez ha sido una acción llevada a cabo para desacreditarle?

Este tipo de acciones son comunes en política en momentos que se necesita tener ‘influencia’, la clave, como en todo, es hacerlo mejor o peor”, explica Mónica Giménez, experta en Social Media y Marketing Manager en Hiberus. “El problema en este caso ha sido que se ve claramente que las cuentas no son reales”, añade.

La experta subraya que “cualquiera puede comprar seguidores destinados a generar reacciones en otra cuenta” y que, entonces, lo que se debe intentar aclarar es si “han querido hacer campaña pero les ha salido mal, porque las cuentas son de mala calidad” y ‘les han pillado’ o si “alguien puede que lo haya hecho para atacar y perjudicar”. “Incluso podría ser una estrategia hecha por una agencia de la que Sanidad no sea ni consciente”, comenta Giménez.

En general “no está bien visto” que la Administración Pública invierta dinero en campañas de Social Media -campañas recomendables de tipo 'promoción de contenidos' para crecer orgánicamente y con perfiles de calidad e interés-. La cuestión es que se ha comprobado que las redes sociales “tienen mucho poder e influencia y por ello sí se invierte en este tipo de estrategias”, y hay quien incluso compra seguidores, retweets, likes... para tener un mayor alcance, aunque ese camino nunca sería lo adecuado ya que eso es ir a la cantidad y además es cortoplacista”.

Las plataformas sociales -Twitter y Facebook principalmente, por su fácil ‘politización’ de los contenidos- aseguran trabajar “constantemente” para detectar y detener este tipo de actividad porque no quieren que sus servicios “se utilicen para manipular a las personas”.

Algunos expertos apuntan a que los ‘bots’ podrían estar detrás de hasta un 15% de las interacciones en Twitter.

Es algo habitual

En los últimos tiempos ha habido más de un escándalo relacionado con el uso de ‘bots’ y llevamos viendo su uso para ‘popularizar’ mensajes políticos más de una década.

Por ejemplo, en diciembre investigadores de la Universidad de Murcia detectaron 27.000 cuentas en Twitter manejadas mediante software en las elecciones generales del pasado 10 de noviembre, con una presencia más elevada de estos robots informáticos asociados al partido Vox, con casi un 50% del total respecto a los demás partidos políticos.

Pero sin ir muy lejos, este mismo mes de marzo el PSC pedía a Twitter que se investigase la presunta existencia de 'bots' dedicados a defender las exigencias del presidente de la Generalitat, Quim Torra, frente al Gobierno en la crisis sanitaria del coronavirus.

Este tipo de escándalos, obviamente, también se han dado en el plano internacional: el pasado añouna investigación privada israelí descubrió una red de cuentas de Twitter presuntamente falsas que hacían propaganda favorable al ministro Benjamín Netanyahu y su partido (Likud) y difamaban a candidatos rivales de cara a las elecciones.

Existen muchísimos más ejemplos, aunque uno de los más sonados en los últimos años fue el relacionado con supuestos ‘bots’ que generaron y promovieron en Twitter contenido violento dirigido a los partidarios de la independencia de Cataluña en las fechas alrededor del 1 de octubre de 2017.

Las propias redes sociales denuncian y borran este tipo de cuentas cuando las detectan. Entre abril y septiembre del año pasado, Facebook anunció el borrado de 3.200 millones de cuentas falsas de Facebook e Instagram.

¿Cómo se compran ‘bots’ y cuánto cuestan?

Contratar un ejército de ‘bots’ no es complicado: basta una sencilla búsqueda en Google para que aparezcan decenas de páginas para ello. Y tampoco es algo económicamente inaccesible para un partido político: en la primera web consultada te venden mil seguidores mundiales en Twitter por 9,99 euros, pero puedes comprar hasta 10.000 por 84,99 euros.

En ese mismo portal puedes hacerte con mil ‘Me gusta’ en Facebook por 39,80 euros. Los 10.000 ya son un poco más caros, alcanzando los 302,80 euros.

Pero existen otros sitios web que te aseguran likes en publicaciones por muchísimo menos: puedes tener 100 ‘Me gusta’ en tu post por 1,10 euros y 10.000 por tan solo 35 euros. En este portal, para Twitter puedes comprar 100 likes/retweets por 2 euros y hasta 100.000 por 980 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento