Educación incide en el aprendizaje personalizado en Primaria y la revisión didáctica en ESO

La Consejería de Educación de Cantabria incide en la importancia del aprendizaje personalizado en Primaria y en la revisión de las programaciones didácticas en Secundaria, en las nuevas instrucciones para el tercer trimestre y el final de curso que ha hecho llegar este domingo 19 a los centros educativos de la comunidad autónoma.
Aula de Primaria de un colegio de Educación Infantil y Primaria.
Aula de Primaria de un colegio de Educación Infantil y Primaria.
Oscar Cañas - Europa Press - Archivo

Unas nuevas instrucciones que matizan las entregadas a principios de mes y, como en el caso de aquellas, con la advertencia de que pueden ser actualizadas dado el momento actual de "excepcionalidad", a raíz de los acuerdos adoptados entre el Ministerio de Educación y las comunidades autónomas y de la normativa que se promulgue.

En ambas etapas educativas, la Consejería establece que para facilitar la "flexibilización curricular" que se precise para el próximo curso escolar es necesario que en la memoria final de este curso se detallen "los aprendizajes esenciales que no hayan podido ser abordados o que no se hayan consolidado", con el fin de que sean incluidos en las programaciones del curso 2020-2021, de forma que los alumnos puedan alcanzarlos.

En este sentido, los centros y el profesorado organizarán planes de recuperación y adaptación del currículo y de las actividades educativas para el próximo curso con objetivo de permitir "el avance de todo el alumnado y especialmente de aquel que presente mayores dificultades".

Al respecto, se autorizará, para todo o parte del curso 2020-2021, una organización curricular "excepcional que garantice la consolidación, adquisición, refuerzo o apoyo de los aprendizajes afectados por la situación del tercer trimestre del presente curso por parte de todo el alumnado".

INFANTIL Y PRIMARIA

Tanto para Infantil y Primaria como para Educación Secundaria, el departamento que dirige Marina Lombó considera que ahora son necesarias unas nuevas instrucciones para dar respuesta a la situación actual con "mesura, responsabilidad y compromiso", a través de medidas "excepcionales" y de carácter temporal durante el tercer trimestre del curso actual y el inicio del próximo curso 2020-2021.

En ambos casos, los principios de actuación se basan en cuidar a las personas, mantener el curso escolar, adaptar la actividad lectiva a las actuales circunstancias, flexibilizar el currículo y las programaciones didácticas y adaptar la evaluación y la promoción.

Por lo que se refiere a Infantil, se incide en la necesidad de mantener comunicación periódica con los alumnos y ofrecer actividades lúdicas y atractivas.

Todas las horas existentes de apoyo ordinario y específico en Infantil y apoyo específico en Educación Primaria deberán destinarse durante este periodo a acompañar y atender al alumnado más vulnerable, indica la Consejería.

En Primaria, los equipos docentes priorizarán el diseño de actividades globalizadoras e interdisciplinares. La actividad docente se encaminará a desarrollar las actividades de recuperación, repaso, refuerzo y, en su caso, ampliación de los aprendizajes anteriores para todo o parte de su alumnado.

En este sentido, las instrucciones establecen que los centros "deberán llevar a cabo todas las medidas organizativas que faciliten un aprendizaje personalizado. En consecuencia, es posible que en cada aula existan varios itinerarios educativos, varias tareas diferenciadas arealizar, de forma que se mantengan los principios de atención a la diversidad del proyecto educativo".

Los coordinadores de cada nivel serán responsables de coordinar la programación de las actividades y la flexibilización del currículo; una planificación que se facilitará tanto al Servicio de Inspección de Educación antes del 8 de mayo, como al alumnado y sus familias, junto con los criterios de evaluación.

La evaluación de los aprendizajes desarrollados a partir de la suspensión de las actividades lectivas presenciales será continua y acentuará su carácter diagnóstico tanto para valorar el aprendizaje como para identificar los contenidos que se deben volver a trabajar en el curso 2020-2021.

En este sentido y como ya se ha informado reiteradamente, el alumnado no podrá verse perjudicado por las calificaciones del tercer trimestre. Además, la calificación final tendrá que beneficiar la evolución académica del alumnado.

En este punto, Educación insiste en que las programaciones didácticas que se diseñen para el próximo curso incorporarán "los aspectos curriculares no alcanzados cuya adquisición se considere relevantepara el progreso educativo del alumnado".

SECUNDARIA

En Secundaria, se incide en el refuerzo de los mecanismos de coordinación docente en los centros, de manera que la actividad educativa sea "coherente" y la carga lectiva resulte "razonable para el alumnado en la situación vital y académica en que se encuentra".

Al hilo, se indica que "no es posible ni conveniente trasladar a la actividad no presencial los mismos esquemas de trabajo, rutinas u horarios escolares de la modalidad presencial" y se pone de relieve la acción tutorial y la orientación tanto en los procesos de enseñanza aprendizaje como en la evaluación.

Se avanzará en los aspectos "esenciales e imprescindibles a un ritmo adecuado a las circunstancias, teniendo en cuenta que se debe garantizar la equidad, la igualdad de oportunidades y el carácter inclusivo de la educación". Además, se priorizará el desarrollo y mejora en la adquisición de las competencias clave, procedimientos de trabajo y estrategias de aprendizaje.

Educación subraya la necesaria revisión de las programaciones didácticas a través de las propuestas que formule la Comisión de Coordinación Pedagógica. Formarán parte de dicha revisión elementos tanto específicamente curriculares como metodológicos.

Entre los primeros, la acentuación de aspectos básicos que aseguran la adquisición de competencias y objetivos de la etapa; la supresión de aquellos cuya adquisición sea factible en los cursos inmediatos; la consolidación de los aprendizajes, conocimientos y destrezas mássignificativas que aseguren el progreso del alumnado en cursos posteriores; y la priorización de contenidos menos complejos y que requieran un menor grado de intervención por parte del docente.

En cuanto a la evaluación, con carácter general, los equipos docentes adaptarán los procesos con el objetivo prioritario de que los estudiantes no pierdan el curso, teniendo en cuenta de manera especial la situación del alumnado más vulnerable.

La evaluación del alumnado de ESO será "integradora y colegiada", debiendo priorizar la progresión y consecución de los objetivos generales establecidos para la etapa y el desarrollo de las competenciascorrespondiente "frente a la superación de los criterios de evaluación específicos de cada materia, que podrán ser modificados si fuera necesario".

En Bachillerato se podrán modificar los criterios de evaluación previstos para cada curso y asignatura, "renunciando a un cumplimiento exhaustivo de los mismos y valorando especialmente los aprendizajes más relevantes e imprescindibles de la etapa", junto a la capacidad del alumnado para aprender por sí mismo, para trabajar en equipo y para aplicar los métodos de investigación apropiados.

Se autoriza una evaluación del alumnado de Bachillerato con carácter integrador manteniendo como referentes el grado de adquisición de las competencias y el logro de los objetivos de la etapa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento