La economía española se desplomará casi un 14% si el confinamiento se extiende más allá del mes de mayo

Pedro Sánchez, en el Congreso
Pedro Sánchez, en el Congreso
EFE / ARCHIVO
El Banco de España ha calculado que en el peor de los casos España podría perder un 13,5% de su riqueza debido a la pandemia del COVID-19. Esto tendría un efecto inmediato en el empleo, subiendo la tasa de paro hasta más del 20%. El déficit y la deuda se dispararían. Esta última podría alcanzar el 122% de nuestro PIB.

La recuperación de la economía española ante el azote del coronavirus dependerá de la rapidez con que se pueda recuperar el pulso productivo. Así lo asegura el Banco de España en un informe publicado este lunes, que pone números a esta velocidad de recuperación en tres escenarios distintos en función de la salida del confinamiento en el que permanecen los españoles por un brote vírico que ha causado más de 20.000 muertos y 200.000 contagiados.

El organismo monetario cree que la perturbación que sufrirá España será "notablemente severa", pero vislumbra cierta "incertidumbre" a la hora de calcular el impacto concreto sobre el crecimiento del PIB de este año. El FMI dijo hace unos días que el mordisco que el coronavirus produciría a la economía española sería del 8% de su PIB, pero el Banco de España dice que todo dependerá de tres factores: la duración del confinamiento, las características de la ansiada transición hacia la normalidad y el éxito de las políticas económicas que se emprendan desde el Gobierno y la Unión Europea.

Así que el organismo presidido por Pablo Hernández de Cos hace cálculos basados en estos escenarios. Si España logra sacar a la población de sus casas el 9 de mayo -la fecha marcada por el presidente Pedro Sánchez en su última prórroga- la economía podría recuperarse a finales de año. Pero si no se logra poner fin al confinamiento hasta cuatro semanas después, entonces sufrirá un deterioro del 13,6% de su PIB y sería imposible conseguir la ansiada "normalización" económica para finales de 2020.

Los tres escenarios

Escenarios del Banco de España
Escenarios del Banco de España
BANCO DE ESPAÑA

El Banco de España es más explícito aún con los escenarios que vamos a encontrar. Y les pone cifras. Por ejemplo, un confinamiento de ocho semanas que finalice el 9 de mayo hará caer la economía este año de un 6,6% a un 8,7%, dependiendo de cómo siga expandiéndose la pandemia. Si el virus se aplaca para esa fecha, la actividad económica se  "normalizaría casi completamente" ya en el tercer trimestre, por lo que la población podría irse de vacaciones este verano y el impacto en sectores como el comercio, la hostelería y el ocio (fundamentales para España) podría aliviarse gracias a la campaña estival. Este escenario prevé una caída del PIB para fin de año del 6,6%. Un mal menor.

Si la pandemia, en cambio, no logra atenuarse en las próximas semanas, la ansiada normalización no llegaría hasta el cuarto trimestre y se perdería la actividad económica veraniega: de ahí que Banco de España engorde dos puntos la previsión de caída económica, hasta el 8,7%.

El peor escenario es el citado al principio. Si el confinamiento producido por el estado de alarma se alargase doce semanas, hasta la primera semana de junio, el PIB se derrumbaría este año un 13,6%; puesto en cifras, España perdería 160.000 millones de euros de la riqueza que genera en todo un año porque muchas empresas ligadas al ocio y turismo no lograrían levantar cabeza y otras, que ahora pasan por problemas de liquidez, padecerán después auténticos problemas de solvencia.

Un cálculo realizado con una metodología distinta (MTBE) aliviaría ligeramente esta caída, hasta el 12,4%. "Son retrocesos del PIB español sin precedentes en la historia reciente", dicen en la sede de la calle Alcalá. 

Una recuperación en forma de 'logo de Nike'

Una vez superada la fase aguda -esta situación actual que llevó incluso a hibernar dos semanas la economía- la actividad comenzaría a recuperarse y el ritmo en que lo haga dependerá de "la percepción del riesgo sanitario en los próximos meses y de la capacidad de reactivación de la parte del tejido productivo más dañada por el actual parón de la actividad". 

Y aquí es donde el Banco de España se muestra cauteloso. "Parece improbable que la paralización actual de una parte significativa de la economía vaya seguida de una vuelta rápida y plena a la normalidad, eso solo lo puede proporcionar una vacuna o un antivírico efectivo", dice el organismo, que teme futuros nuevos confinamientos si se levanta el actual y se produce un rebrote de la epidemia. 

Además, añade el organismo, el gasto de empresas y familias "no se normalizará tras el fin del confinamiento plenamente" porque la percepción de riesgo continuará incluso después de su levantamiento inicial.

En resumen, la economía española no se va a despertar en forma de 'uve'. A la caída inicial le sucederá un período de recuperación alargado en el tiempo y que tardará en alcanzar la evolución económica que presentaba España antes del brutal impacto de la Covid-19. Este gráfico inferior del Banco de España muestra cómo sería la curva de recuperación, más cercana a una 'u' o como 'logo de Nike'.

Recuperación, según el Banco de España
Recuperación en los tres escenarios, según el Banco de España
BANCO DE ESPAÑA

Los expertos apuntan que esta salida es la más previsible por el impacto del coronavirus. El único pero es saber cómo de ancha será esa U; es decir, cuánto tiempo llevará recuperar los niveles anteriores de la economía.  El Banco de España, en este sentido, espera en su informe que la economía española recupere en 2021 una "parte significativa, pero no completa, del flujo de actividad y empleo que se esperaba antes de la pandemia".

Golpe al dinero público

El Gobierno está tomando medidas en forma de ayudas para paliar la carencia de rentas de los españoles que se han quedado sin empleo, bien temporalmente o de forma definitiva. Pero estas medidas tienen un coste. Y "será muy elevado", advierte en su informe el Banco de España. 

El déficit público de 2020 se dispararía a una cifra comprendida entre el –7% y el –11% del PIB, mientras que la deuda pública engordaría a niveles históricos que podrían incluso superar el 120% del PIB, algo desconocido en nuestro país desde hace más de un siglo. La tasa de paro, por otro lado, se elevará de un 18% a un 21% (en función del mejor y peor escenario previsto).

"Devastador", se ha limitado a valorar Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz del PP en el Congreso. Su partido ha solicitado la comparecencia en el Congreso del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, para que explique la evlución actual de la economía y estas cifras que, según el también diputado popular Mario Garcés, "son las peores de todos los países europeos".

El Gobierno no lo ve así. La portavoz María Jesús Montero considera que los cálculos del regulador bancario está "en línea con lo que trasladan otros organismos y dan una horquilla bastante amplia". 

Montero recuerda el Gobierno debe trasladar antes del 30 de abril sus previsiones económicas a Bruselas y que entonces enviarán sus números "de forma tentativa, porque dependerán de la intensión y duración de esta crisis, que aún no conocemos", así como del momento en que los ciudadanos podrán volver a la calle, o cuando se podrán abrir los restaurantes y los hoteles, "que son importante en nuestra economia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento