Placa en homenaje de Ángel Sanz Brinz
Placa que recuerda al diplomático español en la madrileña calle de Velázquez donde vivió (WIKIPEDIA ). WIKIPEDIA

Cuando los alemanes invadieron Hungría en marzo de 1944, Ángel Sanz Brinz (Zaragoza, 1910 - Roma 1980) era el encargado de negocios de la embajada española en Budapest. Como diplomático de un país con buenas relaciones con la Alemania nazi pudo haber mirado a otro lado y vivir tranquilo. No lo hizo y salvó a 5.200 judíos del Holocausto.

Este lunes, dos de aquellos judíos Húngaros, Jaime Vándor, profesor de Historia del Judaísmo de la Universidad de Barcelona y István Harsanyi, profesor de la Universidad de Hungría, participarán, junto al Ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en el homenaje que se realizará en recuerdo de Sanz Brinz en la embajada de Budapest. En ese edificio se colocará una placa en recuerdo del diplomático español.

Salvó a 5.200 judíos

Los alemanes ocuparon Hungría e implantaron las leyes antisemitas con las que iniciaban deportaciones de judíos a los campos de concentración de Auschwitz y Birkenau.

El Gobierno húngaro le dio permiso para dar pasaporte español a 200 judíos sefardíes

Al frente de la legación española Sanz Brinz solicitó al gobierno español facilitar protección a los afectados, pero nunca tuvo respuesta. Recurriendo a una ley de 1924, que no estaba vigente, pero que daba la oportunidad a los judíos de origen sefardí a solicitar la nacionalidad española, este diplomático logró obtener un permiso del gobierno húngaro para dar 200 de estos visados. Arriesgando su vida, se lo concedió a 5.200. Sólo 200 tenían raíces españolas.

Para facilitarles su salida, Sanz Brinz alquiló con su propio dinero varios pisos por la ciudad para acoger a los nuevos españoles y alimentarlos. Calificó estos "albergues" como anexos a la embajada y por tanto, territorio extranjero.

En diciembre de 1944 el gobierno le pide que regrese a España pero él deja encargada su red de evasión a un amigo suyo.

El Ángel de Budapest

No es la primera vez que se homenaje a el "Ángel de Budapest" como se le ha nombrado alguna vez. En 1995, el gobierno húngaro, con la presencia de la viuda del diplomático, descubrió placas en los edificios donde estuvieron los pisos en lo que escondió a los judíos que salvó.

Sanz Brinz fue nombrado Justo entre las Naciones

El Museo del Holocausto Yad Vashem de Israel le declaró Justo entre las Naciones en 1991. Sanz Brinz también es el primer diplomático que apareció en un sello de Correos en España.

En colaboración con el diplomático sueco Raul Wallenberg (del que se dice que salvó a 40.000 judíos húngaros), Sanz Brinz evitó que 5.200 personas pasaran a engrosar la lista de más de 600.000 judíos de aquel país que perecieron en el Holocausto. El archifamoso Oskar Schindler, internacionalmente conocido salvó a 1.200 judíos.