Casado desconfía de Sánchez pero le escuchará antes de decidir si apoya prórroga y se sienta en mesa de diálogo

El líder del PP, Pablo Casado, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una sesión parlamentaria en el Congreso de los Diputados.
Pablo Casado y Pedro Sánchez en una sesión parlamentaria en el Congreso de los Diputados.
POOL

El líder del PP, Pablo Casado, se reunirá este lunes por videoconferencia con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, a pesar de que no se fía de él y cree que sus pactos para la reconstrucción solo buscan "mutualizar" sus errores y responsabilidad entre las demás fuerzas políticas. Sin embargo, esperará a escuchar su oferta antes de valorar si el PP apoya la nueva prórroga del estado de alarma y si se sienta o no en su mesa de diálogo para afrontar la crisis del coronavirus, según han asegurado fuentes de la cúpula del partido.

En Génova no ocultan su malestar ante el hecho de que Sánchez no llamara este sábado al líder del primer partido de la oposición para informarle, antes de anunciarla públicamente, de esa tercera prórroga del estado de alarma hasta el 9 de mayo y que incluirá un alivio en el confinamiento de los niños en medio de la crisis del Covid-19.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ya recriminó anoche al jefe del Ejecutivo que apele a la "unión" de los partidos y anuncie nuevas medidas sin consensuarlas. Por eso, el PP deja en el aire su confirmación a la prórroga a la espera de ver qué explicaciones da Sánchez personalmente a Casado. "Vamos a escuchar y luego veremos. Tendremos que ver qué ofrece", han señalado este domingo fuentes de la dirección del partido.

El PP también recela del gran acuerdo nacional para afrontar las consecuencias económicas y sociales del coronavirus que busca impulsar Sánchez, pero en este caso también quiere conocer la propuesta concreta del jefe del Ejecutivo, añaden las fuentes consultadas. "No es lógico plantear una mesa de reconstrucción con los partidos que quieren destruir España", ha afirmado Casado, que está dispuesto a apoyar al Gobierno para "salvar vidas, no para arruinar la economía" ni hacerles "responsables de sus errores".

Cualquier pacto, "con luz y taquígrafos en el Parlamento"

El líder del PP considera -según declara este domingo en La Razón- que Sánchez pretende "ganar tiempo" y "distraer a la opinión pública sobre su responsabilidad inmediata, que es salvar vidas y empleos", y avisa que "cualquier pacto debe hacerse con luz y taquígrafos en los órganos parlamentarios que ya existen para ello".

"Se ha hablado en estos días mucho de los pactos de 1977, pero se olvida una cosa fundamental, su objetivo fue cambiar de régimen hacia una democracia, creando unas instituciones políticas y económicas que están plenamente en vigor para afrontar cualquier crisis con ellas. Como hicimos en los años 1996 y 2011, sin necesidad de modificar el consenso constitucional", añade en la entrevista en el citado diario.

A día de hoy, fuentes de la cúpula del PP admiten su escepticismo sobre la posibilidad de poder llegar a acuerdos con Sánchez, máxime cuando según subraya "la base para pactar es la confianza" pero en este momento el recelo es máximo por sus "engaños", su "mala gestión" y por sus continuos "desplantes" a la oposición en la crisis del coronavirus. De hecho, subrayan que Casado apenas ha hablado unos minutos con Sánchez en casi un mes.

Escepticismo en las filas del PP

En las filas del partido también comparten ese mismo recelo. Parlamentarios y cargos del PP consultados ven complicado a día de hoy que Casado pueda prestarse a dar luz verde a ese gran pacto de reconstrucción económica y social que busca Sánchez si Podemos está sentado en esa mesa y quiere imponer su seña de identidad e impronta a las medidas a tomar.

Sin embargo, la mayoría de esos dirigentes del PP creen que, aunque no se fían de Sánchez y no ven "mucho recorrido" a es gran pacto, el PP no puede excluirse de ese foro de diálogo, por responsabilidad y porque es un partido de Estado, que no tienen nada que ver con Vox. "Una cosa es escuchar y hablar, y otra cosa llegar a acuerdos", resume uno de los consultados.

El pacto de lo urgente: las mascarillas, test y los ERTEs

El PP considera que lo urgente son los pactos para aliviar y frenar la pandemia como con las mascarillas, los tests o abonar las prestaciones por ERTE. En el caso de los test, Casado hará hincapié este lunes en la necesidad de que haya tests masivos para toda la población porque solo así se podrá garantizar una desescalada con garantías y recuperar la normalidad, sin riesgo de rebrotes o repuntes en poco tiempo.

La alternativa de Casado incluye otras propuestas que ha presentado estas últimas semanas, como una paga extra a los sanitarios por el esfuerzo que están realizando en primer línea de batalla, o salario bruto para los trabajadores de sectores esenciales. También ha defendido que los herederos de los fallecidos por coronavirus no tengan que pagar el impuesto de sucesiones y donaciones y quiere que se decrete luto nacional.

Esta videoconferencia entre Sánchez y Casado, que se produce después de los contactos que ya ha tenido el presidente del Gobierno con otros partidos para sumar apoyos a su mesa de reconstrucción, servirá para sondear si hay o no opciones de llegar a algún acuerdo más adelante, a pesar del clima de desconfianza entre ambas partes.

La cita entre Sánchez y Casado, a las 11.00, se cerró el viernes entre sus respectivos jefes de gabinete después de varios días de desencuentros. El PP había criticado duramente las formas del Gobierno por no acordar previamente esa reunión con su partido, que se enteró por la rueda de prensa en Moncloa de la ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero. Los populares rechazaron esa imposición y al final trasladaron a Moncloa la fecha del 20 de abril, "extremo que fue aceptado", según Génova.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento