Así son las Garry Galaxy, las mascarillas defectuosas que Sanidad repartió a sanitarios y trabajadores de residencias

Mascarilla Garry Galaxy N95.
Mascarilla Garry Galaxy N95.
Ministerio de Trabajo

Sanidad ha ordenado a las comunidades autónomas retirar las mascarillas N95 Garry Galaxy, después de que un informe del Ministerio de Trabajo y Economía Social haya avisado de que no cumplen con la normativa europea.

Se trata de unas mascarillas autofiltrantes, plegadas, con pinza nasal y con un arnés consistente en cintas elásticas que pasan por detrás de las orejas. Fueron distribuidas por el Ministerio de Sanidad a algunos Gobiernos Autonómicos, como el de Aragón y el de La Rioja y han sido empleadas hasta ahora tanto por personal sanitario como por trabajadores asistenciales de Servicios Sociales y residencias de mayores.

La retirada ha sido ordenada después de que el Ministerio de Trabajo y Economía Social haya emitido un informe con los resultados de un análisis solicitado por el Hospital Universitari Parc Taulí de Barcelona, determinando que no cumplen con los requisitos indicados en la norma europea al respecto recogida por la Asociación Española de Normalización, UNE-EN- 149:2001+A1:2010

Estaban etiquetadas como mascarillas de protección media

En particular, las N95 Garry Galaxy se etiquetaban como mascarillas de tipo FFP2, es decir, de protección media. Este es uno de los dos tipos que puede usar el personal sanitario, junto a las FFP3 (protección alta).

La diferencia entre estas clases de mascarillas se determina en base a un test de penetración del "material filtrante" frente a un aerosol de cloruro de sodio en estado de recepción, después de 3,5 minutos.

Envoltorio de la mascarilla Garry Galaxy N95.
Envoltorio de la mascarilla Garry Galaxy N95.
Ministerio de Trabajo

Este es el método empleado en el análisis, realizado en la sede sevillana del Centro Nacional de Medios de Protección.

Así, las FFP2 deben marcar un nivel igual o inferior al 6%; según el informe, las muestras analizadas llegaron a arrojar valores del 18%, 27% y 29%. Posteriormente, fueron también sometidas a ensayos de resistencia a la respiración, en los que los resultados han  sido, según Sanidad, "coherentes" con los obtenidos en el test de penetración.

Otras mascarillas del mismo fabricante han dado resultados correctos

Las mascarillas defectuosas provienen de la empresa Garry Galaxy, un proveedor del Ministerio que está incluido en el listado de fabricantes autorizados por China.

Vienen en un envase verde en el que aparece marcado N95 y con código de barras 6 972306 630042. Las mascarillas en sí no llevan ningún marcado.

En los test han sido comparadas con otro modelo del mismo fabricante que ni siquiera lleva envoltorio y que, sin embargo, arrojaron resultados de apenas un 1% a un 3% en el test de penetración.

El sindicato de funcionarios exigirá "responsabilidades"

Según ha denunciado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, el sindicato mayoritario en la Administración pública, las máscaras defectuosas han sido utilizadas por personal sanitario, por trabajadores de Servicios Sociales y en residencias de mayores, este último caso en la Comunidad de Madrid entre otros lugares.

Por ello, el sindicato ha  exigido "la retirada inmediata" de las mascarillas y que se realicen test por PCR "a todo el personal que las haya utilizado, así como a las personas que hayan estado en contacto directo con estos profesionales para conocer en que situación se encuentran" y ha anunciado que reclamará "responsabilidades" al Ministerio de Sanidad, algo que sus servicios jurídicos ya están valorando: "De nuevo, la improvisación y no testar el material pone en riesgo a los trabajadores".

De entre las comunidades afectadas, el Gobierno de Aragón fue el más rápido en ordenar su retirada, adelantándose al propio Ministerio de Sanidad al hacerlo el jueves 16 de abril. Posteriormente han seguido otras como Madrid, La Rioja, Castilla- La Mancha, Cataluña, la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento