Tzipi Livni y Olmert
Tzipi Livni, a la izquierda, sucedió a Olmert, a la derecha, al frente del Kadima. (ARCHIVO)

La presidenta del partido Kadima y titular israelí de Exteriores, Tzipi Livni, recomendará este domingo al jefe del Estado, Simón Peres, el adelanto de elecciones tras fracasar en su intento de formar una coalición de gobierno estable.

No tengo intenciones de seguir siendo chantajeada, tanto diplomáticamente como en lo que se refiere al presupuesto



"No tengo intenciones de seguir siendo chantajeada, tanto diplomáticamente como en lo que se refiere al presupuesto, y por eso iré a elecciones anticipadas", declaró Livni al diario "Haaretz".

Los titulares de los medios israelíes informan de que la ministra ha tirado la toalla a la hora de seguir negociando la formación de un Ejecutivo, mientras los principales editoriales se preguntan si se puede hablar de fracaso de Livni, o por el contrario, se trata de un intento de mantener ante el electorado su imagen de "política intachable" de cara a los próximos comicios.

Y es que Livni teme ver perjudicada su imagen si sigue negociando y cede ante las exigencias de partidos como el ortodoxo sefardí Shas, que abandonó las negociaciones el pasado viernes por discrepancias insalvables sobre el pacto de gobierno.

El Partido del Judaísmo Unido de la Biblia se sumó anoche al Shas al anunciar que tampoco tenía intenciones de integrar una coalición de gobierno encabezada por Livni, lo que terminó de sentenciar el fin de las negociaciones.

Las elecciones generales podrían celebrarse en Israel entre febrero o marzo, dos años antes de lo previsto


Los ultra-ortodoxos habían fijado en más de 1.000 millones de shekels (unos 261 millones de dólares) las ayudas del próximo gobierno a las familias numerosas, una cifra que Kadima no estaba dispuesta a pagar por el apoyo del Shas.

La candidata a la jefatura del Gobierno había anunciado que este domingo decidiría si continuaba las conversaciones para la consolidación de una coalición o pedía la convocatoria de elecciones.

El diputado del Kadima Tzahi Hanegbi, argumentó la decisión de Livni al señalar que "no está dispuesta a pagar cualquier precio con tal de formar gobierno", informó hoy la radio pública israelí.

Esta decisión significa que las elecciones generales podrían celebrarse en Israel entre febrero o marzo, dos años antes de lo previsto.

Livni ha informado de sus intenciones al jefe del Partido Laborista y ministro de Defensa, Ehud Barak, así como al líder del partido pacifista Meretz, Haim Oron, con el que continuaba negociando. También se lo ha comunicado a la presidenta del Parlamento israelí (Kneset), Dalia Itzik, y se espera que esta tarde se lo comunique oficialmente a Peres.

Un sólo aliado

Livni sólo había conseguido el apoyo del Partido Laborista, con 19 parlamentarios, y se encontraba a una distancia prudente, pero salvable, de los Jubilados, con 7, aunque con estos últimos aún no tenía firmado el acuerdo.

Shas era fundamental para alcanzar la mayoría en el Parlamento, pero su retirada de la mesa de negociaciones ha truncado las posibilidades, por el momento, de que Israel vuelva a tener a una mujer al frente de su Ejecutivo.

La ley israelí establece que el jefe del Estado puede pedir a otros diputado la formación del gobierno, aunque en la actual constelación política de pequeños partidos no parece que ninguno de ellos tenga posibilidades reales de éxito.

Livni resultó electa el mes pasado como jefa del partido Kadima, en sustitución del primer ministro, Ehud Olmert, acuciado por varios escándalos de corrupción.