Derribo cárcel Carabanchel
Labores de derribo en la antigua cárcel de Carabanchel.(ARCHIVO)

Cuando continúa la polémica sobre la causa penal iniciado por el juez Baltasar Garzón contra los crímenes del franquismo, la cárcel de Carabanchel comienza su demolición. Un derrumbe que "borra de un plumazo parte de la historia de la represión y que se prolongó más allá de los años cincuenta" y que como dice Pedro Casas, secretario de la asociación de vecinos de Carabanchel Alto, "la cárcel es el gran testigo de la represión franquista en Madrid". Se cree que podía haber bajo la cúpula derribada restos humanos, por lo que el juez Garzón había pensado solicitar precisamente que esa parte de la cárcel se preservase y que fuera derrumbada junto al resto del centro.

 

Los vecinos han reaccionado alarmados ante el temor de que se hubieran producido víctimas

Pero este sábado la cúpula de la cárcel de Carabanchel ha caído en bloque pasadas las 20.00 horas de la tarde mientras se trabajaba en las labores de demolición y ha provocado un tremendo estruendo, según pudieron informar testigos presenciales.

Tanto los representantes de La Plataforma por un centro para la paz y la memoria como las decenas de vecinos de Carabanchel que asisten desde el viernes a la demolición han contemplado atónitos el percance y, al no haber sido informados por la Policía de la tarea que se iba a realizar, han reaccionado alarmados ante el temor de que se hubieran producido víctimas.

No se cumplen los horarios

El brazo articulado y las excavadoras de la empresa encargada de la demolición retomaron con las primeras luces del día los trabajos que habían sido paralizados la noche del viernes, sobre las 22.30, después de derribar una pequeña parte de la cúpula ante la indignación de los concentrados.

 

No cumplieron los horarios del viernes cuando derribaron parte de la cúpula por la noche y no los cumplen este sábado

Por otro lado, la Asociación de Vecinos de Aluche, perteneciente a la Plataforma por un centro para la paz y la memoria en la cárcel de Carabanchel, denunció este sábado que la parte de la cúpula que se derribó a las 21.00 horas de ayer viernes se hizo fuera del horario recogido en el proyecto de demolición de la Administración, que señala que los trabajos se realizarán de lunes a viernes, de 8.00 a 18.00 horas.

 

"Han ido directamente a por la cúpula para evitar la polémica, porque muerto el perro se acabó la rabia", señaló Jesús Rodríguez, miembro de la Asociación de Vecinos de Aluche. "Lo han hecho con nocturnidad y alevosía", denunciaba por su parte el portavoz de la Plataforma, Julián Rebollo.

"No cumplieron los horarios del viernes cuando derribaron parte de la cúpula por la noche y no los cumplen este sábado", criticó Rodríguez, mientras las máquinas seguían con las labores de derribo.

Investigar los crímenes de la dictadura

La Plataforma ya denunció que el Gobierno inició, "con nocturnidad", el derribo del penal, sin esperar que se dilucide el futuro del edificio. En este sentido, recuerdan que el Juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón quiso solicitar informes sobre la cárcel en el contexto de su investigación de los crímenes del régimen franquista, que podrían haber llevado a la paralización del derribo.

Por otro lado, la misma asociación informó el viernes a Garzón sobre el inicio de las obras de derribo, después de que las primeras máquinas llegaran el martes. Garzón incluyó una solicitud de información sobre el derribo de la cárcel en su auto del pasado 16 de octubre sobre las diligencias previas del procedimiento por el que investiga los crímenes de la dictadura.

Según se puede leer en 'El Mundo', Instituciones Penitenciarias tiene la intención de enterrar lo antes posible la historia del sufrimiento que representó la dictadura. "A juzgar por el ritmo de las obras, parece que Instituciones Penitenciarias tiene la intención de enterrar lo antes posible la historia del sufrimiento que representó la dictadura y quiere hacer callar las múltiples voces que se han levantado contra esta barbaridad histórica", denunció hoy la plataforma.

El fin de este colectivo es "mantener la cúpula y otros elementos de la estructura central de la cárcel que permitan la construcción de un centro para la paz y la memoria con el que recordar la represión que sufrieron los represaliados por dictadura franquista para que "la historia no vuelva a repetirse".