Logo del sitio

Las estafas al seguro son más habituales de lo que parece… y pueden acabar en cárcel

Cuando tengas una avería en la carretera, procura señalizar bien tu vehículo para que los otros conductores conozcan tu situación.
Las aseguradoras cada vez miran más de cerca la relación entre las averías y la descripción del accidente.
RACE

El mundo de las aseguradoras y las pólizas no está libre de problemas y, como en todas partes, siempre hay listillos que aprovechan para sacar tajada de cualquier situación que se les ponga delante. Por eso, cada vez más, las compañías realizan sus propios informes de estafas al seguro del coche y publican sus resultados, para tratar de ponerles freno.

Aunque parezca una tontería, cuando se exageran algunas abolladuras o lesiones o se tiene un choque en el garaje y para cubrirlo se finge un altercado en la calle, se está engañando a la compañía aseguradora y estas son acciones que pueden acabar en el pago de una multa o incluso en pena de cárcel, dependiendo de la cantidad de dinero estafado.

Pero el problema creciente al que cada vez más se enfrentan las compañías son las mafias organizadas. Según un barómetro publicado por Línea Directa, en una década este tipo de organizaciones se han multiplicado por 3 a lo largo de 6 años se han detectado unas 500 bandas en total. Su especialidad son los fraudes por lesiones físicas y suelen rondar los 10.500 euros de botín.

Fraudes oportunistas

Por otro lado, AXA publicó un informe en el que se demuestra que el 54% de los siniestros fraudulentos son de tipo oportunista u ocasional, lo que se define como aprovechar un accidente para incluir daños anteriores o preexistentes como consecuencias del incidente. En este sentido, la compañía detectó que el número de este tipo de fraudes se había duplicado en un año.

Según los datos que manejan estas aseguradoras, el coste del fraude al seguro del automóvil acumula en una década alrededor de los nueve millones de euros y AXA destapa que el año pasado evitó el pago de indemnizaciones fraudulentas que hubieran tenido un valor de 65 millones de euros. 

En cuanto a las consecuencias, la pena de cárcel se impone cuando la estafa tiene cierta gravedad, como superar los 50.000 euros de pago. Pero, además, las compañías aseguradoras pueden anunciar públicamente la identidad de la persona que ha tratado de llevar a cabo el timo, lo que puede complicar el volver a encontrar una póliza de seguro. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento