Las princesas de Suecia
La princesa Magdalena (a la izquierda) y Victoria (derecha). Foto: KORPA. KORPA

La princesa Victoria y su hermana, Magdalena de Suecia, tienen problemas familiares, problemas con el amor y problemas con las convenciones sociales que las atan.

La menor no debe casarse antes que lo haga la mayor a causa del protocolo real
La mayor, Victoria, desea casarse con su novio Daniel Westling, a quien conoció en 2002 cuando éste fue su entrenador personal en un gimnasio, pero su padre no lo aprueba. Tampoco la prensa amarilla, que lo tacha de
"pueblerino trabajador sin estudios universitarios". La menor no se casará hasta que la mayor -heredera al trono sueco- lo haga debido al protocolo real.

Según ha publicado la revista Semana, las peleas de las hermanas son motivo de escándalo en aquel país escandinavo.

Magdalena (duquesa de Hälsinland y Gästrikland) desea contraer matrimonio con el joven abogado Jonas Bergström, su novio desde hace cino años. Se comenta que le ha puesto un ultimátum a su hermana: o se casa en contra del padre, o que abdique a la corona.

Ante esto, Victoria, que es poseedora de un temperamento menos impulsivo que la menor, ha contestado que no puede dejar de lado sus obligaciones, por lo que se puede intuir que la princesa se encuentra ante una decisión de gran responsabilidad en su vida que no puede ser tomada a la ligera.

Magdalena ya lo ha advertido: no va aguantar esta situación por mucho más tiempo.