La hija de un residente contagiado de coronavirus en Madrid: "Se están muriendo de inanición y deshidratación"

La Fiscalía investiga la muerte de 17 ancianos en una residencia en Madrid
Imagen de archivo de una residencia madrileña
EFE/Fernando Villar

Los familiares de los usuarios de la residencia Vitalia Home Leganés (Madrid) se han unido para intentar llegar adonde ni la Comunidad de Madrid ni la empresa que gestiona este centro llegan. Una de ellas es Amparo. Su padre tiene 86 años y vive en la residencia desde hace cinco años. Se ha contagiado de Covid-19, aunque su evolución es buena. Sin embargo, denuncia, otros "se están muriendo de inanición y de deshidratación".

Esta agrupación ha cifrado este miércoles en 85 los fallecidos desde el 8 de marzo, en 120 los contagiados de coronavirus y en 75 los trabajadores de baja para realizar cuarentenas, al tiempo que ha denunciado que desconocen el estado de salud de sus familiares.

Amparo cuenta al otro lado del teléfono que los familiares se encuentran "bastante disgustados porque esta situación no se acaba de arreglar". Denuncia que los residentes "son trasladados al hospital ya moribundos". "No sé si sale alguien vivo del hospital porque ya los llevan en las últimas", lamenta.

Como miembro del comité de familiares de los residentes del centro Vitalia Home Leganés, Amparo critica que el nuevo interventor, designado el uno de abril, no tiene experiencia pues "viene dirigir un centro de día". En esta residencia, en cambio, viven 266 mayores: "Es una macroresidencia", dice. Además del "caos en la gestión directiva", denuncia "dejadez de funciones del equipo médico".

Expone que muchos residentes están perdiendo el apetito y que "hay poco personal para darles con paciencia la ingesta y la bebida a todos". Entre los residentes, continúa, "hay un volumen de mayores con deterioro cognitivo severo que no comen ni beben solos". "En el caso de los mayores válidos, la depresión ante la soledad y la pérdida del apetito como síntoma del coronavirus, junto con la sobrecarga del equipo médico, hacen que algunos mayores fallezcan por deshidratación y desnutrición", agrega.

Su padre, de 86 años, comenzó a perder el apetito el 16 de marzo y a los dos días tuvo fiebre. Amparo, ante la "inacción" de los sanitarios de la residencia -"el médico me decía que mi padre no estaba enfermo"-, se puso en contacto con un hospital "y es entonces cuando, desde el hospital, instan al médico de la residencia a administrar antibiótico a mi padre". Actualmente, afirma, se recupera con estabilidad, pero lamenta que hayan tardado "15 días y porque yo me he movido".

"El centro de Moratalaz está peor que el de Leganés, sin terminar y una sola enfermera"

Amparo, que prefiere no facilitar su apellido, relata además que el centro que esta compañía tiene en Moratalaz, al que asegura que han trasladado residentes no contagiados, "está peor que el de Leganés, no está terminado de construir y solo cuenta con una enfermera". Se plantea, también, si los residentes trasladados no contagiados son en realidad falsos negativos.

"Si la Comunidad de Madrid no mete a más personal o no fuerza a la empresa a contratar más, esto no tiene visos de mejorar", concluye.

4.750 mayores fallecidos en Madrid

La Comunidad de Madrid ha registrado, desde el 8 de marzo hasta la fecha, un total de 4.750 mayores fallecidos en sus residencias por coronavirus, 781 positivos y 3.479 con sintomatología compatible pero aún no confirmados. 

Así lo ha detallado el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, en una videoconferencia con periodistas, tras la reunión del Consejo de Gobierno. El vicepresidente ha hecho hincapié en que este virus es "letal" con los mayores y por ello ha defendido que están tomando medidas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento