El Gobierno rectifica y dice ahora que no es seguro que vaya a crear 'arcas de Noe' para positivos de coronavirus

La ministra portavoz María Jesús Montero.
La ministra portavoz María Jesús Montero.
EFE

El domingo pasado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió a los presidentes autonómicos que elaboraran listas de instalaciones donde poder albergar a personas que, aun sin síntomas, hubieran dado positivo en un test de coronavirus. A medida que pasaban los días, aumentaban las dudas legales sobre un confinamiento obligatorio fuera del domicilio de los afectados y este martes el Ejecutivo ha dado marcha atrás parcialmente al señalar que aún no está decidido que se vayan a crear las llamadas 'arcas de Noe', sino que se trata simplemente de un elemento dentro de unos de los distintos escenarios que se están valorando para cuando termine el estado de alarma.

Tres días después de la solicitud que hizo Sánchez a los presidentes autonómicos y tras las dudas que la idea ha suscitado, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha precisado este martes que "ese listado de infraestructuras que se ha pedido es orientativo" y forma parte de "algunos escenarios" que estudia el Gobierno. Si hace falta, ha dicho, se recurrirá a la posibilidad de crear 'arcas de Noe' pero "si no lo necesitamos, no pasa nada", ha dicho Montero.

La portavoz del Gobierno ha indicado que el confinamiento en las llamada 'arcas de Noé' "está contemplado en algunos de esos escenarios y es prematuro saber de qué grupo de personas hablamos, si definitivamente se va a adoptar en general, si va ser restringido a determinados conceptos". Lo que sí ha asegurado Montero es que, en todo caso, sería solo para personas que por "condiciones de seguridad" no pudieran seguir el aislamiento en sus propios domicilios.

Desescalada hacia la normalidad

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes, Montero ha insistido que el Gobierno todavía no ha decidido cómo será el periodo de transición o de "desescalada" hacia la normalidad cuando termine el estado de alarma, en principio el 26 de abril. De hecho, el Gobierno ha aprobado formalmente el real decreto ley de prórroga del estado de alarma para el que el presidente, Pedro Sánchez, pedirá el apoyo del Congreso este jueves.

Aunque el próximo lunes terminará el cese de actividad que empezó el 30 de marzo, aún continuarán las restricciones y el confinamiento general. A partir del 26 de abril se abrirá un periodo de duración incierta en el que el virus seguirá con nosotros y todavía no habrá una vacuna. Lo único que parece tener claro en  el  Ejecutivo de ese escenario es que habrá que seguir extremando las medidas de precaución.

De qué manera se haga es lo que se contempla en los distintos escenarios que Montero ha indicado este martes que están elaborando los científicos y autoridades sanitarias para proceder en función de cómo haya evolucionado la panademia dentro de un par de semanas, cuando terminen las medidas de confinamiento general de la población.

Hasta entonces, Montero no solo no ha querido pronunciarse sobre el posible aislamiento de positivos por coronavirus en lugares distintos a sus domicilios. Tampoco ha querido responder cuál será la pauta sobre cuestiones que han suscitado tanto interés -y contracciones dentro del Gobierno en algunos casos- como si será obligatorio el uso de mascarillas, si en los próximos días los niños podrán salir a pasear o qué ocurrirá con el curso escolar y el de las Universidades.

Montero ha justificado este apagón diciendo que "no queremos transmitir ni dudas ni especulaciones porque perjudica que la ciudadanía tenga una conciencia tranquila sobre lo que se puede y lo que no se puede hacer". "Lo iremos comunicado en la medida en que los técnicos lo vayan transmitiendo", ha añadido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento