El Gobierno busca 75.000 desempleados e inmigrantes para recoger las cosechas agrícolas durante la crisis del Covid-19

  • Los parados cobrarán también el subsidio y a los inmigrantes que no lo tengan se les dará permiso de trabajo.
  • Deberán vivir cerca de donde se recogerá la fruta: en Murcia, Extremadura, Aragón y Cataluña
  • Planas y Escrivá querían recurrir también a jubilados pero Podemos lo frenó.
Un trabajador en la campaña de la fresa.
Un trabajador en la campaña de la fresa.
EUROPA PRESS/ARCHIVO/AYUNTAMIENTO DE CARTAYA
Una persona recogiendo la fresa.

El Gobierno vuelve a reorganizar la actividad productiva por la emergencia del coronavirus. Tras poner las fábricas a producir artículos sanitarios, ahora le toca al campo, donde las restricciones de movimientos han puesto en riesgo cosechas que deben recogerse este trimestre. Si no, podrían echarse a perder, con el efecto para el precio final del que este martes advirtió el Gobierno. 

"Si no se efectúa esa recogida de productos podría disminuir el abastecimiento de los mercados y la disminución de la oferta podría suponer el aumento del precio y menos abastecimiento", ha dicho el ministro de Agricultura, Luis Planas, tras el Consejo de Ministros que ha aprobado un decreto para buscar personas que quieran trabajar en el campo al menos hasta el 30 de junio. El Gobierno calcula que harán falta entre 75.000 y 80.000 personas hasta septiembre –para esta primavera bastará con la mitad.

Para la cosecha de este segundo trimestre, el Gobierno  aprobado un decreto que busca reclutar trabajadores para el campo. Así, contará en primer lugar con parados, a quienes se les permitirá compatibilizar el cobro de su subsidio con un sueldo por ir a la recogida de fruta de hueso. Esta campaña comienza en Murcia, continúa en Extremadura y Aragón, y termina en Cataluña en septiembre.

También se buscan inmigrantes. A aquellos que tengan permiso de trabajo pero que les caduque antes del 30 de junio se les prorrogará. También se ofrecerá un permiso de trabajo a inmigrantes de entre 18 y 21 años –los mena que alcanzan la mayoría de edad y tienen permiso de residencia pero no de trabajo–. Quedan excluidos del reclutamiento los trabajadores acogidos a un ERTE por el coronavirus y autónomos que por ese motivo han cesado actividad.  "Entendemos que aquello que están vinculado al coronavirus no debe ser aplicable", ha dicho Planas sobre dos instrumentos con ventajas específicas para la situación actual.

Unidas Podemos logra excluir a los jubilados

Además, quedaron fuera in extremis los jubilados. Planas y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, también querían recurrir a ellos, permitiéndoles compatibilizar este trabajo con la pensión. Pero los ministros de Unidas Podemos han frenado una idea que habría puesto a trabajar a un colectivo de riesgo, las personas mayores. 

Finalmente, Planas ha dicho en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que la medida está pensada para personas de hasta 40 y 45 años.

Contrato y SMI

Planas ha explicado que las empresas agrícolas harán la solicitud de trabajadores a los servicios autonómicos de empleo y serán también las que formalicen los contratos -escritos- con los trabajadores, y que para mayor "transparencia" los pagos se realizarán por transferencia, dando así salida a una demanda del socio morado del Gobierno. Al menos serán por el salario mínimo interprofesional. 

Quienes quieran acogerse deberán vivir en los municipios donde se encuentre el terreno o en "municipios colindantes", pero finalmente no se hace referencia a domicilios temporales, que Unidas Podemos ha alertado que podrían favorecer la instalación de infraviviendas que aumentarían el riesgo de contagio por coronavirus. De momento, no se han establecido distancias máximas pero sí está claro que, por ejemplo, un parado de Madrid no podrá acogerse. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento